Noé García Gómez

¿Cómo un héroe revolucionario y luchador social se puede convertir en un represor de su mismo pueblo?

Estamos en pleno siglo XXI y no entiendo que en alguna parte del mundo y menos en nuestro continente exista la tentación de una represión contra los ciudadanos de manera sistemática; pero lo que me desilusiona es que un luchador social y revolucionario que combatió injusticias; repita los excesos contra los que él peleó.

Hablo de Daniel Ortega, revolucionarios Sandinista, que siguió los pasos de su padre, un combatiente rebelde que luchó con César Augusto Sandino; En su época de estudiante, participó en las manifestaciones para derrocar a la dinastía de los Somoza; Las actividades rebeldes de Ortega lo llevaron a ser encarcelado durante siete años.Después de su liberación en 1974, se unió a la revolución con el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).

Hasta que en 1984 gana con un aplastante 70% de los votos; en 2006 nuevamente gana la presidencia y se ha mantenido en el cargo hasta ahorita.

Hoy Nicaragua está convulsiona, una reforma de la Seguridad Social en detrimento de los derechos ganados, que pretendía incrementar las contribuciones y reducir las pensiones fue el detonante para que  la juventud universitaria tomara las calles y fuera la protagonista opositora. Dicha reforma se logró echar para atrás pero las manifestaciones siguieron principalmente por actos de represión.

Tras algunas tentativas de iniciar un diálogo nacional y neutral, de una manera inesperada el gobierno de Ortega y su esposa que es la vice presidenta respondió: azuzando a sus bases sociales junto a policías y paramilitares partidarios del gobierno fuertemente armados; al día de hoy se contabilizan más de 200 civiles muertos.

Pero la realidad es que la reforma a la Seguridad Social fue percutor para que el descontento y el mal humor social tuvieran una catarsis vía protestas y manifestaciones; 12 años de gobierno rodeado de polémicas y cuestionamiento fueron el caldo de cultivo para dicho enojo en la población; además de la intención de perpetuar una dictadura familiar.

Este jueves, 19 de julio, la Revolución Sandinista cumple 39 años. El poeta Ernesto Cardenal, uno de sus principales personajes y hoy opositor al régimen, afirmó que Nicaragua vive un “terrorismo de Estado”. Lamentablemente dicho terrorismo tiene el origen de quien un día fue sembrador de esperanzas para un noble pueblo.