La escalada en las tarifas de luz está repercutiendo mucho en el costo de producción de la industria textil y de la confección, al grado que las empresas y talleres están teniendo que reducir utilidades para mantenerse en el mercado y sobrevivir. Así lo señaló el director del Centro Empresarial Textil y de la Confección, Jesús Martínez Marmolejo, al cuestionar que los usuarios estemos obligados a pagar la energía eléctrica al precio que un organismo la determine.

Consideró absolutamente perjudicial para los usuarios que no haya una vía para mediar los altos e injustificados cobros del fluido eléctrico y que actualmente en nuestro país la única alternativa para obtenerlo sea la colocación de celdas fotovoltaicas, que tampoco son un camino accesible.

“Y es que ante los altos costos de la luz, las empresas que dotan los sistemas para la generación de electricidad mediante energía solar, están aprovechándose para engrandecer su negocio, no para prestar un servicio como el que está obligada a dar la Comisión Federal de Electricidad”.

En entrevista, comentó que la instalación de celdas fotovoltaicas se ha “vendido” como una buena alternativa, sin embargo, para los industriales sigue siendo igualmente difícil acceder a ello pues, dependiendo de la capacidad de cada empresa, es el tamaño de la inversión que se requiere hacer.

Finalmente, Martínez Marmolejo refirió que además de la luz eléctrica, otros insumos del sector también han tenido un lógico incremento, por lo que los industriales del ramo ya no sacan 30% de utilidad, sino ahora apenas un 10%.