Deben eliminarse impedimentos para contraer matrimonio, cuando los contrayentes manifiesten, ante el oficial del Registro Civil, conocerlos y expresen su consentimiento, como la embriaguez, el consumo de enervantes, padecer esterilidad, entre otras causas.

La diputada Josefina Moreno Pérez, ayer presentó iniciativa de reformas al Código Civil del Estado, en tal sentido.

Expuso que hay como un requisito fundamental, que los contrayentes cuenten con 18 años cumplidos; de igual manera, existen otros impedimentos, por lo que las prohibiciones para contraer matrimonio pueden clasificarse de la siguiente manera:

La falta de edad; el parentesco por consanguinidad; el parentesco por afinidad en línea recta sin limitación alguna; el atentado contra la vida de uno de los miembros de un matrimonio preexistente para contraer nupcias con otra persona o con el que quede libre.

La incapacidad; la embriaguez habitual y el consumo indebido y persistente de drogas enervantes; padecer esterilidad incurable, impotencia crónica, alguna enfermedad de transmisión sexual; padecimiento incurable, contagioso y hereditable; padecer trastorno mental permanente, declarado judicialmente.

La subsistencia de un matrimonio anterior; el parentesco civil extendido hasta los descendientes del adoptado; y el derivado de la tutela.

De dichos impedimentos, actualmente sólo son dispensables: El parentesco de consanguinidad en línea colateral desigual; y el derivado de la tutela, siempre y cuando hayan sido aprobadas las cuentas de la tutela.

Sin embargo, la embriaguez y consumo de drogas; padecer esterilidad impotencia o enfermedad de transmisión sexual; así como padecer enfermedades crónicas o incurables, contagiosas o hereditarias, también deben formar parte de las que admiten excepción, cuando sean conocidas y aceptadas por el otro contrayente, esencialmente en atención al derecho humano al libre desarrollo de la personalidad.

De lo contrario, se restringe injustificadamente la potestad autónoma de todo sujeto a elegir su plan de vida. Además, el Estado proporciona servicios de rehabilitación y tratamientos a cargo de las autoridades de salud de los tres ámbitos de gobierno.

En estos términos, propone reformar la fracción VII del artículo 153 del Código Civil, a fin de precisar que los impedimentos de referencia serán dispensables, especificando que la incapacidad -también prevista en esa fracción- no será dispensable al referirse a la falta de capacidad jurídica, y no a la disminución de facultades físicas y mentales, por lo que para clarificar esto, se sugiere que el término incapacidad se complemente con el vocablo jurídico.

Destacó que se aprobarse la propuesta, se da un paso más en el cumplimiento de los derechos a la No Discriminación y al Libre Desarrollo de la Personalidad.