Cubrir las necesidades del mercado millennial con un negocio transformado por la filosofía baby boomer, es el modelo que permitió robustecer el negocio de Netshoes en México.

Héctor Robledo, presidente ejecutivo de Corporación HRC, que controla Netshoes México, asegura que todas las tiendas on line requieren tener una estructura tecnológica, pero sobre todo un modelo empresarial basado en fundamentales de negocios exitosos tradicionales.

La entrada del empresario mexicano al e-commerce se dio con la comprar hace un año de las operaciones de la firma de origen brasileño, que comercializa artículos deportivos a través de su plataforma on line, con la que actualmente registra ventas anuales por 800 millones de dólares en todos los países donde opera.

La operación de Netshoes México se genera a través de una plantilla de 100 empleados, un millón de usuarios millennials (600,000 son compradores recurrentes) y cerca de 1,000 entregas diarias con un ticket promedio de compra de 1,500 pesos en el mercado del segmento medio.

Una de las fortalezas del modelo es que las ventas se generan en línea a partir de la distribución de marcas en su propia página y las articuladas a través de los derechos de las tiendas oficiales de algunos clubes de futbol integrados a la Liga MX, la NBA y la NFL. Las entregas se gestionan a través de un centro de operación y distribución en Cuautitlán, Estado de México.

Los acuerdos con las ligas y marcas favorece también otros valores agregados, como la personalización cuando el material lo permite, de prendas o zapatos, además de la diversificación de líneas de productos para robustecer la oferta de productos.

Cuando se le pregunta cómo emprender un negocio exitoso basado en crecimiento y rentabilidad, Robledo asegura “lo que nos ha funcionado es alinear las diferentes capacidades del equipo: baby boomers, generación X y millennials. Tengo 56 años de edad, el vicepresidente ejecutivo tiene 46, el director general 35 años y el de operaciones 26”.

Se trata, dice el empresario un sistema de back to the basics para una empresa millennial que consiste en trasladar la filosofía empresarial de un baby boomer a un negocio de nueva generación.

Recuerda que, en el proceso de cambio de control del negocio, la comunicación administrativa era distinta porque “nosotros hablábamos de EBITDA, de utilidades, de rentabilidad, de comportamiento pasado para pensar en el futuro, pero los millennials no tienen presente, solo futuro. futuro. Para ellos, la rentabilidad pasa a segundo término”, explica el empresario”.

Reconoce que el negocio de las tiendas on line le permitirá generar resultados en menos de la mitad del tiempo que toma generar el crecimiento de otros negocios tradicionales, como el que le llevó edificar en Corporación HRC durante 25 años.

El sistema de ventas instrumentado bajo el nuevo propietario permitió crear un modelo basado en reproducir experiencias individuales de compra en línea.

Ahora el plan se basará en la apertura de tiendas físicas en zonas como Polanco, Del Valle y Cuauhtémoc, y en entregas el mismo día (same day delivery) cuando la compra se hace en Ciudad de México y el área metropolitana.