El proceso para designar a los cinco integrantes del Consejo de Participación Ciudadana del Sistema Estatal Anticorrupción, deberá ser ejemplar y contrastante respecto de otras designaciones que dependen de acuerdos del Legislativo o de órganos de Gobierno, señaló Juan Carlos Soledad Pérez.

El presidente del Comité Ciudadano Anticorrupción, manifestó al respecto la confianza de este organismo de que dicho procedimiento será muy distinto y habrá de seleccionar los mejores cinco perfiles de los veinte que han quedado validados en su interés y expediente.

En entrevista, aseguró que el comité que preside estará atento al avance de esta designación, pero con absoluto respeto del trabajo que se desarrolle en ese propósito, pues no hay intención de influir en la decisión final de ninguna manera.

Acerca de los perfiles que han sido validados, Soledad Pérez fue claro al señalar que no se puede respaldar ni descartar a nadie, sin antes escuchar sus entrevistas y conocer el diagnóstico o análisis que se hará sobre ellos desde la comisión seleccionadora.

Será importante además que realmente puedan acreditar lo que en papel han presentado en cuanto a requisitos fundamentales, como su no afiliación a partidos políticos, así como su integridad y honorabilidad de cara a la sociedad.

Reconoció, sin embargo, que hay perfiles que por sí mismo se les identifica como personas acreditadas socialmente con trayectoria, pero será la comisión la que valide quiénes y por qué, de manera transparente y de cara a la ciudadanía, serán los designados.

En ese sentido, valoró que aun sin conocer cuánto ganarían en el cargo y con qué recursos contarían, pero sí conociendo el enorme reto que les hará ir cuesta arriba para impulsar como pioneros el Sistema Estatal Anticorrupción, acudieron con interés y entrega a la ciudadanía, “ojalá hubieran sido más”, acotó.

Juan Carlos Soledad Pérez recordó que quien presida el CPC a su vez va a encabezar el Comité Coordinador de todo el Sistema Estatal Anticorrupción, donde en su momento estará el fiscal anticorrupción, lo mismo que encabezará el Órgano Superior de Fiscalización y el Instituto de Transparencia, es decir, todos los entes del Estado relacionados con el combate a la corrupción.