La Dirección de Limpia y Aseo Público del Ayuntamiento capitalino tiene 22 puntos rojos detectados en riesgo de inundación por ser espacios de alta concentración de basura cuando fluyen las aguas pluviales, reveló su titular, Enrique Barba López.

Por esa razón, esa veintena de espacios de riesgo han entrado a un proceso de mantenimiento permanente de limpia de las alcantarillas o bocas de tormenta mediante las barredoras mecánicas o de manera manual, localizadas en diversas zonas como el oriente, la avenida Constitución, la Alameda, entre otras.

Además, la Secretaría de Servicios Públicos se encuentra en un proceso de notificación a la ciudadanía para que atiendan su obligatoriedad de barrer al frente de sus hogares. Si hacen caso omiso se procederá a la aplicación de multas económicas que van de los 600 a los 3 mil pesos.

A los infractores de estas disposiciones, se les invita también a participar en un curso de información y capacitación para que la ciudadanía haga conciencia de su responsabilidad de no tirar basura en la vía publica y limpiar al frente de sus hogares o negocios.

De igual manera, se trabaja en el retiro de neumáticos de los cauces de agua, pero sobre todo se solicita a la ciudadanía que lleve a los 13 centros de acopio sus llantas que ya no utilizan, y así evitar tirarlas en contendedores, dejarlas en la vía pública o tirarlas en los ríos, presas, arroyos o bordos de la entidad.

De hecho, en este momento se realiza un operativo en el fraccionamiento de Villas de Nuestra Señora de la Asunción recolectando llantas y muebles que ya no utiliza la gente.

El personal de la Dirección de Limpia y Aseo Público acudirá a las colonias para reunir todas aquellas cosas que ya no usa la ciudadanía y que piensan depositar en algún momento en un contenedor, pero está prohibido tirarlos ahí pues causarían daños a las unidades compactadoras.

Tan solo en el municipio de Aguascalientes se recolectan 680 toneladas de basura y esa cifra se incrementa a un promedio de un 1,050 toneladas considerando a todo el estado, cuyos desechos son depositados diariamente al relleno sanitario.

“Este tonelaje incrementa un 10% su peso en la temporada de lluvias, cuya situación implica que en el relleno sanitario se hagan trabajos extras pare evitar encharcamientos en el lugar e impedir afectaciones en los camiones que llevan la basura hasta aquel lugar”, puntualizó.