El centrocampista mexicano, Dieter Villalpando habló con los medios de comunicación en Aguascalientes tras una sesión de entrenamiento tanto de cancha como de gimnasio en la Casa Club.
Villalpando declaró que el equipo tiene la espinita clavada por haberse quedado cerca de la liguilla. “Todos tenemos la sed de revancha porque nos quedamos a un pasito de calificar pero bueno, eso ya quedó atrás, este es un torneo nuevo donde todos tenemos la esperanza de hacer bien las cosas”.
Con respecto a su contribución al equipo, el casaca 10 de los Rayos dijo lo siguiente. “Yo hablé con el ‘profe’ para saber cuál era la causa por la que no tenía minutos y llegamos a un acuerdo de que yo tenía un bajón, pero desde ese momento he empezado a entrenar mucho mejor, me siento mejor y él lo está notando”.
Asimismo, Dieter mencionó que contra Veracruz buscarán jugar con intensidad ya que el conjunto de los Tiburones se encuentra en la lucha porcentual. “Va a ser un partido muy peleado porque ellos están en el descenso y van a jugar todos sus partidos como si fueran una final, nosotros también tenemos la sed de revancha por no haber calificado así que jugaremos de igual manera”.
Por último, el jugador rojiblanco expresó que ahora únicamente se concentrarán en calificar a la fiesta grande del futbol mexicano. “Dejamos a un lado el descenso, ahorita estamos más enfocados en tener una calificación, el plantel se redujo y habrá una competencia interna donde el que esté mejor va a jugar”.