Staff
Agencia Reforma

NUEVO LAREDO, Tamaulipas.- Tras reportarse la semana pasada que el crimen organizado amenazó con incendiar las gasolineras de esta frontera que vendieran combustible a militares y policías, lo que provocó que varias estaciones negaran el servicio a esas autoridades, la Profeco anunció ayer la clausura de nueve expendios.
Sin hacer alusión a una investigación que la FGR anunció la semana pasada contra establecimientos que negaban el servicio, la Profeco informó en un comunicado que el cierre se efectuó en un operativo que consistió en la verificación de 12 gasolineras.
Aseguró que en nueve detectó «prácticas de discriminación» en la venta de combustible y que las otras tres estaban fuera de operación.
La semana pasada, empresarios denunciaron de manera anónima las amenazas del crimen organizado.
Incluso, ayer circularon en redes amenazas a restaurantes y comercios de otros giros de que los incendiarían si venden mercancía a los «polímeros», que es como el crimen llama a los elementos de la Policía Estatal.