Por primera vez, la insuficiencia cardiaca podrá ser tratada a través de los beneficios de la nanotecnología asegurando mayor eficacia y menos efectos secundarios.
Gracias a un acuerdo de colaboración entre la empresa Nano4Heart del Centro de Investigación Biomédica del Hospital Zambrano Hellion y la empresa canadiense Cardiol Therapeutics, nuevos “nanomedicamentos” serán desarrollados para ayudar a tratar esta enfermedad.
“El tema de tener nuevos medicamentos nanoestructurados en insuficiencia cardiaca es una novedad a nivel mundial, probablemente sólo un par de compañías en el mundo están tratando de hacer este esfuerzo”, dijo Gerardo García Rivas, líder del grupo de la investigación de medicina cardiovascular de la Escuela de Medicina y Ciencias de la Salud de Tec Salud.
“La maravilla de la nanomedicina es que ahora tomas un medicamento y puede llegar a cualquier lugar y cumplir su efecto en el corazón, en el riñón o en el tumor que estás tratando, permite direccionar específicamente donde tú quieres que llegue el medicamento evitando efectos secundarios”.
El convenio se firmó el 17 de noviembre en el Festival de Emprendimiento INCMty, donde ambas partes hicieron sinergia para realizar estudios preclínicos por parte de la start up regia y estudios de fase clínica por parte de la empresa canadiense, con el objetivo de que en un año los medicamentos puedan ser llevados a estudios con pacientes.
“Decidimos juntar nuestros esfuerzos para tratar de hacer más rápido la evaluación de tres o cuarto compuestos que ya tenemos para poder llevarlos a humanos el año que entra”, comentó Guillermo Torre, Rector de Tec Salud.
“Hemos utilizado compuestos antiguos y hemos hecho nuevos en base a ésos y los hemos empaquetado en nueva forma. La idea es ensayar estos medicamentos que ya hemos descubierto en animales para luego llevar el que veamos más efectivo a humanos”.
De acuerdo con el Rector, el objetivo de la investigación, que comenzó hace seis años, es disminuir la severidad de la enfermedad para que menos gente se hospitalice y así disminuir la mortalidad y el costo en salud de la enfermedad.
“La insuficiencia cardiaca es la causa más común de muerte en todos los países desarrollados y es el resultado de hipertensión, diabetes o infarto, que daña una parte del corazón y lo debilita, entonces cuando el corazón está debil crea un fenómeno inflamatorio”, dice.
“Hay aproximadamente medio millón de casos nuevos cada año y cuando ves pacientes de mas de 60 años, la causa más frecuente de hospitalización es esta condición falla cardiaca”.
De acuerdo con García Rivas, desde hace 25 años que no se desarrolla un nuevo medicamento que supere a los ya existentes, por lo tanto, los nanomedicamentos significan un área de oportunidad, sobre todo cuando ya han probado ser eficientes en otras patologías.
“La nanotecnología se ha usado en cáncer particularmente. Las mejorías que existen en un fármaco que utiliza un antitumoral o anticancerígeno, la gran ventaja que han logrado es meterlos en nanovectores y de forma muy específica matar los tumores evitando efectos secundarios.
“Creemos que esta estrategia en cáncer, en la enfermedad cardiovascular no ha sido explorada entonces vimos un área de oportunidad”.
Los efectos secundarios que se evitarían en el tratamiento de la insuficiencia cardiaca son, por ejemplo, durante la utilización de medicamentos antiarrítmicos, los efectos de ceguera y a nivel de riñón.

VAN POR CALIDAD CON FUNSALUD
Para crear vías de colaboración más estrechas entre el sector público y privado de salud en México, Tec Salud y la Fundación Mexicana para la Salud A.C firmaron un convenio en la CDMX.
“Funsalud ha hecho estudios para predecir que en el futuro hay una brecha muy grande de recursos, tanto en estructura como económicos, con las tendencias de inversión y recursos de hoy”, dijo Guillermo Torre, Rector de Tec Salud.
“Funslaud tiene estrategias para que esa brecha se disminuya con colaboración con hechos reales, es decir, ¿cómo podemos hacer que el sector público se beneficie del exceso de infraestructura que hay en el sector privado? Segundo, ¿cuáles son los medios correctos de financiamiento de salud pública?”, explicó.
De acuerdo con el Rector, el convenio permitirá trabajar en la creación de indicadores de calidad en el sector salud que puedan ser transparentados a la población y promover la competencia.

¡Participa con tu opinión!