La jornada 15 de la Premier League de Inglaterra cerró con el partido entre el West Ham y el Manchester City en el Etihad Stadium, en un partido que se veía totalmente disparejo ya que los citizens llegaban como amplios superlíderes del torneo, mientras que los hammers como uno de los peores equipos de la campaña, sumando derrotas tras derrotas, David Moyes ha llegado al West Ham para poder revertir la situación ante la terrible campaña del conjunto hammer.
Para iniciar el partido los visitantes comenzaron ofensivos, tratando de hacerle daño a un City que no esperaba está propuesta del West Ham, el primer aviso fue al 6 en un doble cabezazo en el área Antonio quedó frente al marco, su remate salió por un lado de la meta de Ederson.
El primer tiempo estuvo muy peleado en media cancha, con pocas oportunidades claras de gol para ambas escuadras, la primera del City fue hasta el 25 cuando David Silva sacó un bombazo de fuera del área, pero el arquero Adrián hizo una atajada impresionante para mandar a tiro de esquina. Antes de terminar el primer tiempo, al 44 el conjunto visitante dio la sorpresa mayúscula cuando a través de un centro desde la derecha del campo apareció el gol para el West Ham, con un remate del defensor Ogbonna, su remate fuerte y picado a la derecha de Ederson que no pudo evitar el gol, ante la molestia de Pep Guardiola que incluso aventó una botella de agua como seña de molestia.
Para la segunda mitad el City se lanzó con todo en busca de la remontada, como prueba los 24 tiros que tuvieron a gol, además del 77% de posesión en el encuentro, al 56 fue el primer aviso claro por parte de Kevin de Bruyne en un tiro libre que casi se mete al arco de Adrián, en esa misma jugada cayó el gol del empate cuando en una pared por la banda Gabriel Jesús se escapó para mandar un centro raso que el defensor Nicolás Otamendi remató con una barrida para anotar el 1-1 parcial.
Sané, Gabriel Jesús, Sterling, todos los atacantes del City insistían con remates a portería para conseguir el gol del gané, la pelota caprichosa no quería colarse en el marco visitante. Fue hasta el 83 cuando el City logró el gol de la remontada, con un pase bombeado David Silva quedó frente al marco, aventándose una barrida por el aire en una maniobra acrobática para cruzar a Adrián y darle el gane al City.
Con esta victoria el equipo de Guardiola llega a 43 puntos de 45 posibles, consiguiendo 14 victorias y un empate, siendo el equipo más temible de Inglaterra, y sigue con 8 puntos de ventaja ante su rival de la ciudad Manchester United.