El fiscal general del Estado, Jesús Figueroa Ortega, dejó en claro que nadie estará exento de la aplicación de la ley, sin importar si dentro de sus propias investigaciones existan servidores públicos o sus propios familiares, quienes al contrario, deberían ser los primeros en respetar la ley.

Comentó que el área que encabeza no trabaja con fines partidistas y únicamente proceden conforme a derecho. Lo anterior, en respuesta a la manifestación realizada por alcaldes que acusaron ante la CEDH ser víctimas de persecución de parte de la misma Fiscalía.

Precisó que «la ley se aplica para todos», y aclaró que existen varias investigaciones contra funcionarios públicos, quienes al igual que el resto de los ciudadanos no están exentos del proceder penal.

Agregó que el cateo realizado en San José de Gracia, no tiene como objetivo ninguna persecución política ni fue por equidad de género. Y que al contrario, todo proceder ejecutado está apegado a la normatividad vigente.

Confirmó que la revisión del domicilio fue en cumplimiento de una orden emitida por un juez de Control, con base en una investigación en curso relacionada con la sospecha de la venta de narcóticos, negando que se haya actuado de manera arbitraria y ocasionando destrozos como en su momento los afectados denunciaron.

Recalcó que no dejarán de hacer su trabajo a pesar de los inconvenientes que ocasionen, al tiempo de invitar a los ediles inconformes a no involucrarse en situaciones que de fondo desconocen al indicar que no se está violentando ningún principio.

«Que los alcaldes se informen primero de los hechos que se están investigando. Creo que ellos están obligados a respetar la ley. No todos los temas tienen tintes políticos, en la Fiscalía no tenemos a ninguna persona de índole político», destacó.