La Procuraduría Estatal de Protección al Ambiente, como parte del Programa del Saneamiento del Río San Pedro, realiza de manera permanente y constante, operativos de vigilancia en los diferentes tramos del río; se cuenta con vigilancia remota las 24 horas a través de siete cámaras de videovigilancia en calidad HD, lo que resuelve las limitaciones de la calidad de la imagen.
Están colocadas en las inmediaciones del río para la detección de ilícitos ambientales: como tiradero de escombro, tala y poda clandestina, descargas de aguas residuales, emisiones de ladrilleras, extracción de materiales pétreos, invasión a los márgenes del cauce y connatos de incendios.
Se han detectado más de 682 hechos, que se canalizaron a las entidades que corresponden para su competencia, de los cuales 376 fueron turnados a la Conagua para su atención, virtud de ser área de su competencia; el resto están siendo atendidos a través, y de manera coordinada, por el Comité Interinstitucional del Saneamiento del Río San Pedro, conformado por SSMAA, Proespa, Conagua, Profepa, Inagua, Ceplap, Sedum, CCAPAMA, Semadesu, Implan, SOPMA y los ayuntamiento de Jesús María y San Francisco de los Romo.
De manera directa la PROESPA ha instaurado dos procedimientos jurídico-administrativos, hay tres casos en investigación y tres casos en proceso de inspección.
Las sanciones podrían ser desde dos a 20 mil UMAS, es decir, hasta por 1.6 millones de pesos, pero ninguna se ha impuesto hasta ahora.

¡Participa con tu opinión!