Mediante el sacramento del bautismo, la niña Nadia Yoltzin Mendoza Elizalde recibió la gracia del Espíritu Santo.
La celebración sacramental se llevó a cabo en la iglesia de Nuestra Señora del Carmen (San Marcos), para cuyo rito se contó con la presencia de papás, padrinos, familiares y amistades cercanas.
De igual manera, con el santo crisma y el óleo de los catecúmenos, que le fue dado después de las aguas bautismales, la niña fue consagrada al Creador.