MONTERREY, N. L.- La única razón por la que Tatiana cancelaría un show sería por encontrarse en una cama de hospital, pero nunca dejaría de trabajar debido a una parálisis facial, como la que sufrió el viernes en California.
«La Reina de los Niños» declaró ayer a Gente que no le duele nada y que inmediatamente después de mostrar los síntomas acudió a un hospital para su valoración. De inmediato comenzó una terapia para recuperar la movilidad total en su rostro.
«Jamás he cancelado un show. Por salud, nunca, a menos que esté en el hospital grave», dijo la cantante, vía telefónica, minutos antes de comenzar su espectáculo con el Circo Caballero Hermanos en Santa María, California.
La regia compartió que la afección se debió al cambio de temperatura y a defensas bajas, lo que derivó en la parálisis del lado derecho de su cara.