TORONTO, Canadá.-Más que una película que entretiene, “A Star Is Born” (Nace una Estrella) es para Lady Gaga, su protagonista femenina, una invitación a la aceptación personal y un análisis sobre la depresión, el alcoholismo y la drogadicción.
Stefanie Joanne Germanotta (su nombre real) aseguró en entrevista que se siente abrumada y agradecida por la expectativa que ha generado con su papel de Ally en el tercer remake de la historia, en esta ocasión, a cargo de Bradley Cooper.
“Los dos personajes principales son sumamente complejos y sumamente ricos, si hablamos de interpretación. Pero es un hecho que me gustaría que por ambos, se iniciara una conversación familiar sobre la aceptación y la dependencia.
“Jackson (Cooper) muestra su vulnerabilidad y su adicción de una forma muy natural y sin complejos, mientras que Ally (Gaga) se hunde en su inseguridad por su físico y en depresión, pues no sabe cómo enfrentar lo que la gente le dice que es”, acotó la estrella mundial del pop.
Ante la ola de especulaciones sobre las posibles nominaciones al Oscar y los Globos de Oro de los protagonistas y para la música original creada por la cantautora, se limitó a decir que eso no depende de ella.
“Yo no puedo hablar de lo que se dice, sólo puedo decir que estoy profundamente agradecida con Bradley porque me ofreció, primero, su amistad; segundo, la posibilidad de ser la protagonista femenina de su debut como director.
“Y tercero, y más importante, porque confió en mis posibilidades y me obligó a crecer, para poder dar un personaje con muchos matices. Lo que más me encanta de Ally es que se deja llevar por lo que la vida le pone”, apuntó.
Lady Gaga acudió anoche al Roy Thomson Hall de la capital de Ontario a la premier continental de “A Star Is Born”, junto con Bradley y parte del elenco, incluidos Anthony Ramos y Sam Elliott, en el marco del Festival de Cine Internacional de Toronto. (Juan Carlos García/Agencia Reforma)