Desde su diseño, hasta mejoras en acabados interiores, además de su larga historia como un auténtico muscle car, el Charger mantiene su propuesta con el paso del tiempo.
La versión Daytona es una edición especial que afirma su potencia y herencia competitiva. El nombre hace alusión a Daytona Beach, lugar donde se realizan las 500 millas de Daytona.
Un vistazo al diseño exterior para apreciar los detalles que lo caracterizan es obligatorio antes de manejarlo. Destaca en primer instancia el cofre con moldura doble así como la parrilla reticular y la enorme toma de aire funcional en el cofre, esta última con el nombre de HEMI.
Inspirado en el primer modelo del mismo nombre, esta edición posee elementos de alto desempeño como el motor HEMI, un V8 de 5.7 litros y que desarrolla 370 caballos de potencia y 395 libras-pie de torque. El motor se copla a una transmisión automática de 8 velocidades con modo manual.
En los primeros kilómetros recorridos da gusto presionar el acelerador, en buena medida por el empuje del vehículo, pero también por el sonido.
En tanto, en el interior se muestra el empeño de Dodge por elevar el nivel, con acabados en piel y gamuza, además de dotarlo de un diseño funcional y moderno.
Una pantalla de 7 pulgadas con el sistema Uconnect es parte de su atractivo interior, este último compatible con Apple Carplay y Android Auto.
Para aumentar la seguridad a bordo del Charger Daytona y tratándose de un vehículo de tracción trasera, fue dotado de elementos como controles de tracción y estabilidad, detección de punto ciego y ruta transversal en reversa, así como el sistema de frenado Ready alert, que actúa en caso de frenado de emergencia.
Charger Daytona es una buena muestra del legado de un muscle car, que se mantiene vigente gracias a la incorporación de tecnología con una imagen de auténtico americano.

Precio: $711,900
Motor: HEMI V8 de 5.7 litros
Potencia: 370 HP
Torque: 395 libras-pie
Transmisión: Automática de 8 velocidades
Tracción: Trasera