Rubén Torres Cruz

Un vigilante del Parque Tres Centurias murió aplastado, luego de que se le viniera abajo una de las puertas metálicas del acceso al estacionamiento, pereciendo de manera instantánea.
Poco después de las 20:00 horas de ayer, el servicio de emergencia 911 atendió el llamado en el cual solicitaban la presencia de los cuerpos de rescate, luego de que un trabajador del parque ubicado sobre la calle 28 de Agosto, casi con avenida Madero, hubiera sufrido un accidente.
Por lo anterior, elementos de la Policía Municipal se trasladaron hasta el lugar referido, quienes al llegar verificaron que una puerta metálica se había caído y debajo de ésta se encontraba el cuerpo del trabajador, por lo que solicitaron la intervención de los paramédicos, quienes únicamente confirmaron la ausencia de signos vitales.
El desafortunado trabajador fue identificado como Gerardo, de 32 años de edad. Finalmente, arribó personal de servicios periciales, quienes se encargaron del levantamiento del cuerpo y su posterior traslado al Servicio Médico Forense para la necropsia de ley.