Un joven mecánico de 20 años de edad, quien respondía al nombre de César, fue víctima de un infarto que terminó sorpresivamente con su vida.
Los hechos ocurrieron en la tarde de este miércoles, cuando el occiso se encontraba reparando la marcha de un vehículo compacto, en color azul y con placas de circulación del estado, sobre la calle 22 de Octubre y privada con el mismo nombre, interior 108, en la colonia San Marcos. Sin embargo, repentinamente César se desplomó sin alcanzar a hacer atendido por los cuerpos de emergencia.
Fue la señora Juana, dueña del vehículo en reparación, la que al escuchar un grito de la calle, salió a observar qué era lo que estaba pasando, siendo en ese momento cuando se percató que el joven estaba en el suelo boca arriba.
Por lo anterior, solicitó la presencia de paramédicos, los cuales llegaron minutos después, pero solo para confirmar el deceso.