Un joven ejecutivo bancario se suicidó al ingerir una gran cantidad de medicamento.Su progenitora encontró el cadáver, cuando fue a buscarlo a su domicilio después de que durante toda la mañana del domingo trató de localizarlo por teléfono y no tuvo respuesta alguna.
Los trágicos hechos quedaron al descubierto el domino a las 18:00 horas, en un domicilio ubicado en la calle Fronda, en el fraccionamiento La Misión, que se ubica en el municipio de Jesús María. El suicida fue identificado como Manuel Alejandro, quien contaba con 23 años.
Se estableció que el viernes pasado, su mamá platicó por teléfono con el joven y lo escuchó muy triste, aunque no le tomó mucha importancia. El domingo por la mañana trató de comunicarse con su hijo por teléfono, pero no tuvo respuesta.
Por tal motivo, en el transcurso de la tarde decidió ir a buscarlo, pero al momento de ingresar a su domicilio, lo encontró inconsciente sobre una cama. A un costado del joven, detectó un vaso con agua y un frasco vacío que contenía medicamento.
La mujer inmediato llamó al 911 y momentos después llegaron policías preventivos de Jesús María y policías estatales, así como la ambulancia ECO-335 del ISSEA, cuyos paramédicos confirmaron que el joven ya tenía más de 12 horas muerto.
A fin de realizar las diligencias correspondientes, acudieron a la escena del suicidio los agentes del Grupo Homicidios de la PME, personal de la Dirección de Servicios Periciales y el agente del Ministerio Público de Hospitales.
El cadáver del joven fue trasladado al Servicio Médico Forense, donde tras realizarse la necropsia, se confirmó que murió de una intoxicación aguda con medicamento.