Hay autoridades municipales que no dan cuenta al ISSSSPEA, de las aportaciones de los trabajadores; les descuentan las cuotas de su salario, pero no llegan a su destino.
El Municipio de la capital y el de Cosío no tienen adeudos con la Institución, en cambio, Asientos debe 254 mil pesos; Calvillo, un millón 800 mil pesos; Jesús María 10 millones y 7.9 millones del Órgano Operador del Agua Potable; San Francisco de los Romo, seis millones de pesos, más 270 mil pesos del Órgano Operador del Agua; San José de Gracia, 6.4 millones de pesos.
Rincón de Romos, 26.7 millones, más 15.8 millones del Órgano Operador del Agua; El Llano, 800 mil pesos; Tepezalá 25.6 millones; y Pabellón de Arteaga, 8.5 millones.
En total, la cartera vencida es de 120 millones de pesos, incluidos otros organismos del sector público.
La respectiva cuota, que se fija de acuerdo al ingreso del trabajador, se descuenta de las percepciones del burócrata; se trata de una prestación y sin embargo, no se le da el destino correspondiente, el dinero no llega al ISSSSPEA, las autoridades municipales les dan otro destino.
Con ello, incurren en desvío de recursos, aún cuando el recurso se destine a obras o servicios.
El trienio que más registró adeudos al ISSSSPEA fue el correspondiente al periodo del 2008-2010, por lo que hay adeudos que se arrastran desde entonces.
Le corresponde a la Secretaría de Fiscalización y Rendición de Cuentas del Gobierno del Estado, dar seguimiento a estas irregularidades y fincar las responsabilidades que apliquen por ley.
Los municipios más endeudados son Rincón de Romos, Tepezalá, y Jesús María, que arrastran pasivos de trienios anteriores.
En su momento, el Cecytea y el IEA, también registraron adeudos vencidos con la institución, pero ya normalizaron su situación.