CDMX.- Miguel Bosé se vio obligado a mostrar ayer en redes sociales los rostros de sus cuatro hijos, debido a que es víctimas de una extorsión, según detalló.
Desde que nacieron Diego y Tadeo, de 6 años, y Telmo e Ivo, de 5, el cantante hispano había evitado que se conociera la identidad de los pequeños para protegerlos de los reflectores.
La única información que había compartido eran sus nombres y que sus padrinos eran Ricky Martin y Juanes.
“Me han hackeado el correo. Me han robado archivos fotográficos de familia y me están extorsionando desde hace semanas y por eso no paso. Están tratando la venta del material a terceros”, escribió en su cuenta oficial de Facebook.
“Por esa razón y para interrumpirle el negocio a mi agresor me veo obligado a hacer esto y a mostrar las identidades de mis hijos que desde su nacimiento he protegido tanto y mantenido en anonimato. Espero que, no obstante esta decisión forzada, la discreción hacia los menores de mi familia siga siendo respetada por todos como hasta ahora se ha hecho. Gracias”.
Bosé denunció en agosto ante la Comisaría de Policía de Pozuelo de Alarcón, en las afueras de Madrid, que los hackers le pedían 60 mil dólares (un millón de pesos) para no vender a los medios unas fotografías donde el artista hispano aparece con los niños en un evento en Disneylandia.
Aclaró que aceptó una invitación para figurar como imagen comercial del parque, pero exigió que a sus hijos no se les viera la cara. (Staff/Agencia Reforma)

¡Participa con tu opinión!