José de Jesús López de Lara

En una residencia que se ubica en el fraccionamiento Vergeles, fueron localizados los cadáveres de dos mujeres, las cuales murieron deshidratadas tras permanecer durante varias horas en el interior de un temazcal.
Otra persona del sexo femenino logró sobrevivir, aunque presentó una severa deshidratación y quemaduras en diferentes partes del cuerpo.
La tragedia quedó al descubierto el domingo a las 19:00 horas, en una residencia ubicada en la calzada Simón Bolívar, en el fraccionamiento Vergeles.
Las mujeres fallecidas fueron identificadas como María de los Ángeles, de 65 años, con domicilio en el fraccionamiento Las Hadas y Beatriz Berenice, de 47 años, quien era la propietaria de la residencia donde ocurrió la tragedia.
La sobreviviente de este lamentable accidente se llama María Teresa, de 41 años, con domicilio en el fraccionamiento Santa Anita.
Fue precisamente la hija de una de las víctimas, de nombre Juana Gabriela, de 37 años, con domicilio en el fraccionamiento Las Hadas, quien hizo el macabro hallazgo.
La asustada mujer pidió ayuda a un familiar de la propietaria de la residencia y fue éste quien reportó lo sucedido al 911.
Hasta el lugar de los hechos arribaron policías estatales y policías preventivos del Destacamento “Pocitos”, además de dos ambulancias del ISSEA, quienes encontraron dentro del temazcal a tres mujeres inconscientes.
Al momento de valorarlas se descubrió que dos de ellas ya habían fallecido e incluso presentaban cianosis y rigidez cadavérica, lo que hace presumir que su muerte ocurrió varias horas antes.
Por tal motivo, centraron su atención en la tercera víctima de nombre María Teresa, quien respondió a los tratamientos que le fueron aplicados y debido a que presentaba una severa deshidratación, se le proporcionaron líquidos y suero para estabilizarla.
A fin de realizar las investigaciones correspondientes, acudieron a la escena de la tragedia los agentes del Grupo Homicidios de la PME, personal de la Dirección de Investigación Pericial y el agente del Ministerio Público de Hospitales, quien dio la fe ministerial de los dos cadáveres.
De acuerdo a la versión de una mujer de nombre Juana Gabriela, quien se identificó como hija de la señora María de los Ángeles, el domingo a las 10:00 de la mañana ingresaron al temazcal con la finalidad de recibir un baño de vapor prehispánico.
Señaló que alrededor de las 13:00 horas, ella decidió salirse del lugar debido a que comenzó a sentir dolor de cabeza, percatándose que las otras tres mujeres se encontraban recostadas como si estuvieran dormidas, cada una en lugares separados, por lo que no le dio mayor importancia.
Sin embargo, fue hasta las 18:00 horas que se percató que sus acompañantes no salían del baño, por lo que decidió entrar para despertarlas, siendo en ese instante en que descubrió que su mamá y la dueña de la residencia ya estaban muertas.
La asustada Juana Gabriela comenzó a gritar pidiendo ayuda y en ese momento llegó otro de los dueños de la casa, quien al percatarse de la situación llamó a los servicios de emergencia.
Cabe destacar que por la noche aún se realizaba la necropsia a los cadáveres de las dos mujeres y, preliminarmente, se informó que como probable causa de muerte había sido asfixia por vapor húmedo, calor seco intermitente con deshidratación e intoxicación por monóxido de carbono; aclarándose que al concluir dichos trabajos se informará el dictamen concluyente.

¡Participa con tu opinión!