José de Jesús López de Lara

Un choque frontal entre dos automóviles, que se registró la tarde del domingo en la carretera estatal No. 68, en su tramo Norias de Ojocaliente-La Luz, dejó como saldo cinco personas muertas.
Entre las víctimas se encuentra un niño de poco más de 1 año, quien quedó muerto en los brazos de su mamá, también fallecida.
El esposo y papá, quien también murió de manera instantánea, fue señalado como presunto responsable del trágico accidente automovilístico.
Las otras dos personas fallecidas era una pareja de esposos, de entre 40 y 45 años. Uno de ellos logró sobrevivir algunos minutos, aunque finalmente murió en una ambulancia, mientras era trasladado a recibir atención médica al HGZ No. 2 del IMSS.
Los cadáveres de las cinco personas fueron trasladados al Semefo, donde quedaron depositados a fin de ser identificados por sus familiares.
Este trágico accidente automovilístico se registró el domingo aproximadamente a las 15:30 horas, en la carretera estatal No. 68, tramo Norias de Ojocaliente-La Luz, a la altura del kilómetro 2+100.
Fue un choque frontal entre un automóvil VW Jetta, color rojo, con placas de circulación de la Ciudad de México; así como un coche Nissan Versa, modelo 2012, color azul marino, con matrícula de Aguascalientes.
Al lugar del accidente arribaron una gran cantidad de patrullas de la Policía Estatal y de la Policía Preventiva de Aguascalientes y El Llano, además de Bomberos Municipales, personal de Protección Civil Municipal, la unidad 015 de Rescate Urbano de Cruz Roja y ambulancias del ISSEA y del Departamento de Bomberos Municipales.
Asimismo, acudieron a realizar las investigaciones correspondientes los agentes del Grupo Homicidios de la PME, personal de la Dirección de Investigación Pericial y el agente del MP de Hospitales.
En el interior del automóvil VW Jetta, quedaron los cadáveres del conductor y su esposa, ambos de entre 30 y 35 años.
La escena más desgarradora fue cuando los rescatistas observaron que la mujer tenía abrazado el cadáver de su hijo, un niño de poco más de un año de edad.
Mientras que en el coche Nissan Versa, quedó el cadáver de una mujer de entre 40 y 45 años.
El esposo fue rescatado por Bomberos Municipales y gravemente herido fue trasladado a recibir atención médica en una ambulancia del ISSEA.
Sin embargo, durante el trayecto al HGZ No. 2 del IMSS, el hombre cayó en paro cardio-respiratorio y a pesar de los intentos de los paramédicos, quienes le realizaron maniobras de reanimación cardiopulmonar, finalmente el paciente murió a consecuencia de las mortales heridas que sufrió.
De acuerdo a las investigaciones realizadas en el lugar del accidente, se estableció que el coche VW Jetta se desplazaba por la carretera estatal No. 68, en dirección de poniente a oriente.
Al llegar a la altura del kilómetro 2+100, donde se ubica una curva, el conductor del auto VW Jetta perdió el control debido al exceso de velocidad en que se desplazaba.
Al intentar recuperar el control, esta unidad automotriz invadió el carril contrario de circulación, por donde se desplazaba un automóvil Pontiac Sunfire, color tinto, con placas de circulación de Aguascalientes, conducido por una persona identificada como Federico, de 36 años, quien vive en el fraccionamiento Ojocaliente I.
El coche VW Jetta alcanzó a golpear ligeramente el auto Pontiac Sunfire, para después colisionar brutalmente contra el automóvil Nissan Versa, donde viajaba la otra pareja.
Fue el conductor del coche Pontiac Sunfire quien reportó el accidente a los servicios de emergencia.
Cuando llegaron las unidades de rescate, los paramédicos, bomberos municipales y policías estatales y preventivos, encontraron a las víctimas prensadas en los destrozados automóviles, por lo que se procedió a recuperar los cadáveres, labor que se prolongó por más de una hora.