En la terminal de los camiones urbanos que se ubica en el fraccionamiento Santa Mónica, quedó muerto uno de los choferes.

Un infarto fulminante al miocardio le costó la vida a un chofer de nombre Alonso, quien contaba con 50 años y tuvo su último domicilio en el fraccionamiento Villas de Nuestra Señora de la Asunción.

Los trágicos hechos se registraron el domingo a las 18:35 horas.

El ahora occiso quien era el chofer de un camión urbano de la Ruta 28, con número económico 146, llegó a la terminal de los camiones y tras descender, caminó hacia un lote baldío para realizar una necesidad fisiológica.

Sin embargo, repentinamente sus demás compañeros observaron cuando caía al suelo, por lo que de inmediato trataron de ayudarlo pero se percataron que estaba inconsciente, por lo que llamaron al 911.

Instantes después llegó un policía preventivo en la patrulla 0610-B1, además de la ambulancia ECO-339 del ISSEA, aunque lamentablemente cuando los paramédicos lo revisaron, se percataron que ya había muerto a consecuencia de un infarto.

A fin de realizar las diligencias correspondientes arribaron al lugar de los hechos los agentes del Grupo Homicidios de la PME, personal de la Dirección de Servicios Periciales y el agente del Ministerio Público de Hospitales.

¡Participa con tu opinión!