Las cesáreas no únicamente se realizan con afán de lucro, hay mujeres que no quieren sufrir los dolores de un parto y en consecuencia solicitan este procedimiento quirúrgico, dijo el vicepresidente del Colegio de Médicos Ginecólogos de Aguascalientes, Juan Gerardo Gutiérrez Padilla; reconoció también que hay especialistas que prefieren la operación que pasar en vela la labor de parto.
Explicó que para que un médico realice una cesárea, se debe determinar por varios factores, como cuando el bebé es muy grande o si la posición en que está dentro del útero no es adecuada para el parto, o bien, que el líquido amniótico en las últimas semanas del embarazo es escaso o si existen alteraciones de la circulación dentro del vientre materno.
Juan Gerardo Gutiérrez Padilla indicó que en ocasiones es la misma mujer quien decide no querer el parto y opta por la cesárea, sea por nervios, molestias o por sentirse más seguras “de que su bebé va a nacer tal día o a tal hora, a veces hasta por incapacidad o por vacaciones, o porque al esposo le dan cinco días y quiere que nazca el lunes para que le den toda la semana. Tienen miedo al parto, sobre todo incertidumbre, que si trae una o dos vueltas el cordón en el cuello del bebé no puede ser parto porque puede causar problemas, entonces se opta por la cesárea”.
El vicepresidente del Colegio de Médicos Ginecólogos de Aguascalientes reconoció que una cesárea es más cara que un parto por los gastos que conlleva pagarle al médico, al ayudante, al instrumentista y al hospital. Sin embargo, aclaró que para determinar si se realiza una cesárea intervienen muchos factores más que el económico o simplemente por ahorrar tiempo en la labor del parto. “El costo de la cesárea para nosotros es casi el mismo que lo que cobramos por un parto y no es el factor económico lo que nos decidiría hacer una cesárea en todo momento. Ya no es tanto la diferencia entre lo que cobramos por un parto y por una cesárea es casi lo mismo”.