Tras presentar el programa “Ponte Vivo” e instalar el Observatorio del Comportamiento Suicida, el gobernador Martín Orozco advirtió que sin el apoyo de la sociedad será difícil este grave problema de salud pública.

No obstante, se han diseñado 20 estrategias y 31 acciones para lograr 7 objetivos, con el propósito de revertir la tendencia de suicidios consumados. El mandatario asumió el reto de que al terminar su administración, la incidencia se reducirá un 10%, con el esfuerzo coordinado de diez Secretarías.

Insistió en que el éxito dependerá de que se involucre toda la sociedad, en particular los medios de comunicación, iglesias, organizaciones civiles y los núcleos familiares que rodean a las personas en situación vulnerable.

Dado el impacto lacerante de un suicidio, es indispensable que pongamos atención a nuestro alrededor, tanto en el comportamiento de los integrantes de la familia como de los conocidos para prevenir a tiempo desenlaces fatales.

El Observatorio en cuestión, generará información oportuna y las intervenciones pertinentes en el combate a esta problemática; se incluye la participación de la Fiscalía General del Estado, la UAA, el INEGI, el ISSEA y la Secretaría de Seguridad Pública, entre otras dependencias.

MULTIFACTORES. Por su parte, el titular del ISSEA, Sergio Velázquez García, reconoció que el suicidio es un problema de salud pública debido a los múltiples factores que intervienen e involucran al ámbito familiar y social, así como situaciones de adicciones. Se han diseñado estrategias para restituir el tejido social y familiar, prevenir las adicciones y el alcoholismo, así como atender las enfermedades mentales.

Refirió que por cada suicidio, se dan 20 intentos; del total de casos, el 83% son hombres y el resto, mujeres. Por cada suicidio, se evitan cuatro, con la ayuda que se proporciona en el 911 y en la Línea Vive, 449 977, 72 05.

Los municipios de interior con mayor tasa de suicidios son Tepezalá, San Francisco de los Romo y El Llano, por lo que se les pondrá mayor atención en estas demarcaciones.

 

Los siete objetivos planteados:

  1. Tener información oportuna y suficiente
  2. Difundir entre la población los programas y centros de atención
  3. Implementar una estrategia de salud mental comunitaria integral
  4. Atender oportunamente en el Primer Nivel de Atención
  5. Capacitar al personal involucrado en la atención
  6. Crear un protocolo de canalización entre los tres niveles de atención
  7. Desarrollar una estrategia de comunicación del suicidio con los medios informativos.