Ayer, en San Miguel de Allende, los gobernadores de Aguascalientes, Martín Orozco Sandoval; de Guanajuato, Diego Sinhué Rodríguez Vallejo; de Querétaro, Francisco Domínguez Servién y de San Luis Potosí, Juan Manuel Carreras López, formalizaron acuerdo de coordinación y colaboración regional, para impulsar al Bajío como una plataforma de alto nivel en desarrollo económico y social.
En un evento que calificaron de histórico, Orozco Sandoval aseguró que es momento de construir un nuevo Camino de Tierra Adentro, ahora con una visión global y planeación de largo plazo en donde exista una mayor integración del Bajío en los temas fundamentales como son seguridad, turismo, infraestructura, movilidad, inversiones, desarrollo social, productividad, logística, exportación, y empleo.
Destacó que es momento de consolidar la región como una plataforma en donde se desarrolle la innovación tecnológica del más alto nivel para avanzar en temas de economía y desarrollo de la población; en este sentido, apuntó que los retos más importantes actualmente son la superación de la pobreza y el impulso a la educación.
Asimismo, expresó que en el actual escenario internacional, nadie puede competir y ganar solo, por lo que es necesario construir sinergias que puedan aprovechar la red de tratados internacionales en los que participa nuestro país, y para ello es necesario empatar el crecimiento, para lograr beneficiar a los más de 12 millones de habitantes de la región.
Afirmó que los cuatro estados se encuentran unidos por la historia y por vínculos familiares, como parte del Camino Real de Tierra Adentro, que ahora debe convertirse en una nueva sinergia de bienestar para los habitantes de los cuatro estados integrantes de este acuerdo.
Por su parte, Domínguez Servién apuntó que los cuatro estados de la región aportan el 10% del producto interno bruto del país, gracias al impulso a la innovación, la inversión y la generación de tecnología, por lo que hizo un llamado al Gobierno Federal que entrará en funciones a partir del 1° de diciembre a integrar a la región en el Plan Nacional de Infraestructura como un punto estratégico de crecimiento.
Carreras López, al tomar la palabra, externó que la región tiene diversos proyectos coincidentes de desarrollo económico y social, pero lo más importante de este acuerdo es la suma de voluntades de los gobiernos estatales para complementar esfuerzos y alinear políticas públicas para definir una región con visión global y de futuro.
El anfitrión del evento, Rodríguez Vallejo, hizo énfasis en que el acuerdo transformará las potencialidades de la región, trabajando sin apasionamientos políticos, pero con visión objetiva de crecimiento social y económico.
Finalmente, coincidieron en señalar que este acuerdo debe replicarse en otras regiones y que tiene una postura abierta para colaborar con el nuevo presidente AMLO y con las demás entidades federativas, en pro del bienestar nacional.