Hablar de la “untada” que se da a un empleado público es tan común que nadie se sorprende, más bien se quiere saber cómo hay que hacerle para arreglar o agilizar ciertos asuntos sin que resulte comprometedor, sin embargo, pocos aceptan públicamente que lo realizan, por lo que todo queda en una plática o consejo entre cercanos.

Quienes viven a diario este problema son los operadores del transporte de carga, que se saben de memoria el lugar en que se encuentra en carretera el elemento encargado de resguardar la seguridad de los viajantes, por lo que sin mayor dilación le entregan la “cuota” ya que de no hacerlo sabrá a lo que se atiene en el siguiente traslado.

“Hay que dar al chofer un extra para pagar las ‘mordidas’ que puedan exigirse, por lo que se le ocurra a la autoridad”, señaló el presidente estatal de la Cámara Nacional de Autotransporte de Carga (Canacar), Roberto Díaz Ruiz.

Dijo que hacerlo “es una práctica real y generalizada en aras de que nos dejen trabajar”, por lo que aún cuando reconoce que es indebido “pagar” para que les den paso franco, no tienen otra opción, ya que si se niegan les levantarán infracciones por cualquier motivo y ahí es la palabra del agente contra la del operador, lo que de llegar a ocurrir sale más caro que “darle para su refresco”.

Por ese y otros conceptos se va entre el 12 y 15% de los ingresos, a lo que se agrega el robo de las unidades, que tan sólo el año pasado fueron 3 mil, lo que es una enorme sangría para las empresas, que por otra parte enfrentan la negativa de las aseguradoras de conceder una póliza con el argumento que es una labor sumamente peligrosa e insegura, por lo que las pérdidas son totales para quienes sufren este tipo de hechos.

El autotransporte de carga trabaja en un ambiente hostil, que ante las amenazas que se registran en el trayecto ha provocado que cada vez sea más difícil conseguir los servicios de choferes, toda vez que la red carretera nacional es insegura, principalmente en las entidades donde las bandas criminales clonan las patrullas, por lo que al ordenar que se detenga son sorprendidos, quitándoles la unidad y el dinero que llevan consigo, aunque para los propietarios lo más importante es que no le hagan daño al chofer, que en ocasiones es herido y hasta asesinado.

Los puntos que más riesgo representan son el Estado de México así como la zona conocida como el triángulo rojo, que va desde la carretera Puebla-Veracruz hasta La Tinaja, que es el entronque donde cortan el tránsito y se va al sureste del país, “todo este tramo es peligrosísimo”, apuntó Díaz Ruiz, ex presidente nacional de Canacar.

También hay conflictos en el cinturón Palmillas, San Luis de la Paz, La Piedad y Morelia, con presencia de vehículos clonados, o peor aún, con vehículos oficiales coludidos con las bandas criminales que pueden actuar sin problema alguno.

El dirigente afirmó que para la Cámara Nacional de Autotransporte de Carga Aguascalientes es el único estado de la República que no presenta estas situaciones y tampoco el robo de camiones o de la mercancía, “sin embargo los vehículos de empresas locales tienen que recorrer una gran parte del país y cuando hay detenciones para extorsión o robo, desde luego que impacta en los inversionistas”.

La única manera de acabar con estas circunstancias, es que el robo de transporte de carga sea considerado como delito grave para que los implicados reciban la prisión preventiva inmediata, y en el caso de los elementos “mordelones”, hacer una depuración en sus filas y quienes sean sorprendidos en la comisión del ilícito reciban penas más severas para que sirva como factor disuasorio.

ESTÁN AVISADOS

Para que no se digan sorprendidos, el Instituto Estatal Electoral (IEE) continúa aplicando sanciones a los partidos políticos que actúan con opacidad, por lo que los participantes en las campañas que se iniciaron ayer y concluyen tres días antes del 2 de junio, deberán actuar con total transparencia en la recepción, uso y destino de los recursos económicos y materiales que manejen.

Por dos vías se vigila esta labor, por una parte el IEE conoce y sanciona las faltas a las obligaciones previstas en la ley y por otra el Instituto de Transparencia indaga que los partidos nacionales acreditados en el estado cumplan con las obligaciones previstas en la Ley General de Transparencia.

A manera de arranque, el IEE sancionó la opacidad que priva en los partidos de la Revolución Democrática (PRD), del Trabajo (PT) y Movimiento Ciudadano (PMC), imponiéndoles multas por más de 20 mil pesos que le serán deducidas de los apoyos mensuales que reciben, como parte de las prerrogativas fijadas en la ley.

El presidente del IEE, Luis Fernando Landeros Ortiz, señaló que el incumplimiento de las obligaciones previstas en la Ley General de Partidos Políticos referente a la transparencia y acceso a la información pública, atrae multas económicas que perjudican los ingresos de los partidos involucrados.

Lo anterior, aplicado en la antesala del arranque de las campañas, es un recordatorio para todos los que hoy están tras el apoyo ciudadano, para que eviten caer en la tentación de gastar de más o de portarse generosos con sus simpatizantes y regalen hasta la camiseta, lo cual será contabilizado como gasto de campaña y por otra parte puede significar un delito de compra del voto.

La legislación electoral es muy explícita sobre lo que pueden y no pueden hacer los candidatos y sus partidos, lo mismo los militantes de cada organismo, las autoridades de todos los niveles y los particulares, de manera que basta con leer cada artículo y apegarse a lo manifestado.

SIGNOS HABITUALES

Una regla no escrita es que todos los candidatos a un puesto de elección popular participan con el ánimo de ganar, por lo que es tradicional de los dirigentes partidistas afirmar que van “por todo”, lo que significa un espaldarazo a la totalidad de los candidatos, sin embargo en el Partido de la Revolución Democrática (PRD) no cumplen con esa norma, tan es así que el coordinador nacional de Nueva Izquierda, Luis Ángel Espinosa Cházaro, definió cuáles son las prioridades.

En su reciente visita a esta entidad, dijo que hay amplias posibilidades de triunfo en los municipios de Aguascalientes, Tepezalá, El Llano y Pabellón de Arteaga, al tener como abanderados a personas con arraigo, como Iván Sánchez, Raúl Loza, Edmundo Nájera y Cuauhtémoc Escobedo, respectivamente, posicionamiento que seguramente es derivado de una investigación de campo como para echarle toda la carne al asador en esos lugares.

En cambio, los de Asientos, Rincón de Romos, Cosío, San José de Gracia, Jesús María, Calvillo y San Francisco de los Romo no merecieron una mención, por lo que pasan a segundo término, aunque con la esperanza de dar el campanazo.

En el PRD les anima el hecho que el aspirante en el municipio de Aguascalientes, Iván Sánchez, está en segundo lugar de las preferencias, según los sondeos, cuyos nombres de las casas encuestadoras no mencionó ni tampoco la metodología que utilizaron para llegar a esa conclusión, pero de lo que está seguro es que van atrás del puntero Partido Acción Nacional, al que podrían darle alcance y rebasarlo, además que en Pabellón de Arteaga supone que no habrá ningún problema para la reelección del alcalde Cuauhtémoc Escobedo.

Lo excepcional de todo es la inclinación para unos y el olvido de otros, cuando el deber primario de todo dirigente es apoyar a todos los candidatos, aún aquellos donde existan pocas posibilidades de victoria, haciéndoles saber que si aparecerán en las boletas es porque se ganaron ese derecho, que cada uno significa un activo muy importante para el partido y si esta vez puede no irle bien, en un futuro será un factor fundamental. Al menos ese sería el razonamiento político.