Hacia la pila bautismal de la Iglesia de Nuestra Señora del Rosario fue llevada la pequeñita Mónica Isabella Rosales Estrada, con el propósito de ser reconocida como hija de Dios Padre.
Además de sus familiares, la acompañaron principalmente en esta especial ocasión, sus papás, Miguel Ángel Rosales Nájera y Mónica Dolores Estrada Pedroza, y por supuesto sus padrinos de bautismo, Adriana Estrada Pedroza y Saúl Arellano Arellano.
Luego de recibir las aguas del Río Jordán y el Santo Crisma, sus allegados se congregaron en su honor para celebrar que ha sido introducida dentro de la comunidad católica.