Saúl Alejandro Flores

Amables lectores continuamos con esta quinta entrega de los modelos de regulación, hoy se abordará el tema del precio, comenzaremos con el precio llamado de retorno y los señalamientos que no le son favorables, pasemos entonces al punto de análisis. Las críticas que más frecuentemente se le han señalado al sistema de tasa de retorno son dos. En primer lugar, de acuerdo con este método las ganancias totales de la empresa están asociadas al total de costos incluyendo la inversión y no a la eficiencia de la empresa en proveer un buen servicio al más bajo costo. En efecto, la fijación de los precios bajo el método de tasa de retorno se realiza de forma tal que se le permite a la empresa una rentabilidad determinada sobre su inversión después de recuperar los costos, existiendo, por lo tanto, bajos o nulos incentivos a las mejoras de eficiencia y productividad y por el contrario, incentivando altos costos de inversión. En segundo lugar, se ha señalado que la aplicación de la metodología de tasa de retorno requiere de la disponibilidad de un conocimiento detallado de todos los rubros de inversión y costos de la empresa, generando con ello un alto grado de intromisión del regulador en la gerencia micro de la empresa y aumentando los riesgos de captura. El reconocimiento de estas limitaciones condujo al diseño de metodologías de cálculo de tasa de retorno de escala móvil según la cual la empresa puede apropiarse de las ganancias mientras la tasa de retorno sobre las inversiones se mantiene por debajo de un punto específico a partir del cual deberá compartir las ganancias con sus clientes. Tal sistema permite control sobre los costos e incentiva la eficiencia operativa pero deja abierta la discusión sobre incentivos al sobre equipamiento de las empresas.
En el método de precio tope se establece un punto máximo para las tarifas de manera tal que una empresa eficiente pueda obtener un margen adecuado de rentabilidad. Bajo esta metodología, el regulador dispone de un modelo de empresa eficiente provisto como suerte de parámetro (bench-marking), que permite el cálculo apropiado de las tarifas de eficiencia del servicio.
La regulación bajo el mecanismo de precio tope responde a la lógica de que lo que debe ser objeto de regulación son los precios y no las ganancias de las empresas. Bajo esta metodología el regulador establece, durante un periodo suficiente, un punto máximo de precios de forma tal que un operador eficiente pueda obtener una rentabilidad apropiada sobre la inversión realizada. Si el operador resulta ser más eficiente que la empresa modelo, sus ganancias serán mayores confiriéndole con ello un fuerte incentivo a las mejoras de eficiencia. Por el contrario, si el operador resulta ser menos eficiente que el parámetro, sus ganancias serán menores.
Los sistemas modificados de tasa de retorno y de precios tope, que buscan introducir mecanismos más efectivos de propensión a la eficiencia y de control de ganancias excesivas de las empresas, han dado lugar a un continuo de metodologías que responden a situaciones específicas del servicio, de las empresas y de los reguladores. Estas metodologías van desde aquellas que le permiten al operador mantener todas las ganancias asociadas a las mejoras de eficiencia (pricecappuros) lo cual genera bajos incentivos a la inversión y altos a la eficiencia, hasta, aquellas donde no se les permite mantener ninguna (tasa de retorno) y por lo tanto tienen altos incentivos a la inversión y bajos a la eficiencia.
En el intermedio encontramos las metodologías siguientes: a) Precios tope durante lapsos de mediano plazo (cuatro – cinco años); b) Precios tope de mediano plazo con ajustes anuales; c) Precios calculados sobre la base de costos esperados (ex-ante) del servicio más tasa interna de retorno a mediano plazo; d) Tasa de retorno de escala móvil; y e) Precios calculados sobre los costos actuales (ex-post) más un retorno apropiado sobre la inversión a mediano plazo.
La selección del sistema de regulación de precios más apropiado a cada situación dependerá de la información efectivamente disponible y de la distancia existente entre la situación de eficiencia del servicio y su situación real. En aquellos casos en los que existe una situación de subinversión en la industria o de desconocimiento de los costos eficientes del servicio, la metodología de tasa de retorno bajo alguna de sus variantes puede ser altamente recomendada.
Modelos de Regulación. El ejercicio de la función de regulación implica realizar un amplio abanico de tareas y tomar decisiones importantes en materia de: a) evaluación y asignación de licencias o permisos de explotación; b) cálculo y definición o propuesta de precios y tarifas; c) recopilación y análisis de información relevante sobre costos, precios, inversiones, demanda y eficiencia del servicio; d) identificación y evaluación de conductas no deseadas y aplicación de las sanciones correspondientes; y e) en general, toda la gama de actividades incluidas en el ámbito de la regulación.
Los estudios de caso realizados nos permiten identificar dos modelos de regulación distintos y cuyos más representativos son los modelos utilizados en Inglaterra y Francia. Son exponentes el modelo inglés de regulación por agencia y el modelo de regulación de proceso que se ha venido desarrollando alrededor de la experiencia francesa.
La semana próxima continuaremos con este tema analizando los modelos de regulación por agencia. Recuerden que estos rubros deben permitir tras su análisis y aplicación, en el implementar acciones tendientes que permitan que en México y Aguascalientes el agua nos alcance.

Comentarios: [email protected]