José de Jesús López de Lara

Un grupo de sicarios atacaron a balazos al conductor de una camioneta, tras perseguirlo por una terracería que se ubica en el Ejido Montoro. Cuando llegaron policías estatales y policías preventivos del Destacamento “Morelos” al lugar de lo sucedido, sólo encontraron la camioneta abandonada y con 12 impactos de bala, además de rastros de sangre.
Sin embargo no se encontró a ninguna persona en la zona, por lo que se desconocía si el conductor que resultó herido, logró escapar del ataque, o bien fue víctima de un “levantón” por parte de los sicarios.
Fue a las 23:45 horas del domingo pasado, cuando se reportó al 911 que en la parte trasera de la empresa Nissan II, en las inmediaciones del Ejido Montoro, se estaba registrando una balacera.
De inmediato se trasladaron hasta el lugar de los hechos varias patrullas de la Policía Estatal y de la SSPM de Aguascalientes. A la llegada de las unidades, los policías estatales y preventivos del Destacamento “Morelos” encontraron abandonada en un campo de beisbol, una camioneta Dodge Ram 1500 pick up, modelo 1995, color blanco, con placas de circulación de Aguascalientes, la cual presentaba varios impactos de bala en su carrocería.
Al momento de que la revisaron, los oficiales detectaron que la camioneta estaba abandonada, aunque en el interior se encontraron manchas de sangre, por lo que se presume que el conductor resultó herido. Debido a ello se dio parte a la Fiscalía General del Estado, por lo que minutos después llegaron al lugar de los hechos el personal de Servicios Periciales, agentes del Grupo Homicidios de la Policía Ministerial del Estado y el agente del Ministerio Público de Hospitales.
Tras procesarse la escena del crimen, se determinó que la camioneta Dodge Ram presentaba 12 impactos de bala. Sin embargo, en el área sólo se localizaron 5 casquillos percutidos.
Asimismo, en un camino de terracería y en el propio terreno del campo de beisbol, se ubicaron huellas de neumáticos de por lo menos otros dos vehículos diferentes, además de la camioneta.
Por lo anterior, se presume que el conductor de la camioneta fue perseguido por los sicarios quienes lo atacaron a balazos.
Se desconoce si al llegar al campo de beisbol, el conductor fue víctima de un “levantón” por parte de sus agresores, o bien, logró escapar al notar que éstos se retiraban del lugar.
Aunque se presume que el conductor se encontraba herido, hasta anoche no se tenía ningún reporte de alguna persona lesionada por proyectil de arma de fuego en algún nosocomio. Sin embargo, peritos de la Dirección de Servicios Periciales analizaron las manchas de sangre localizadas en la camioneta.

¡Participa con tu opinión!