Ayer, en sesión Plenaria del Congreso, los diputados declararon revisadas las cuentas públicas correspondientes al ejercicio fiscal 2017 de Gobierno del Estado, los órganos autónomos, así como de los 11 ayuntamientos. El de la capital, registra un desvío de recursos por 316 mdp, mientras que las inconsistencias detectadas en el Gobierno Estatal, suman alrededor de 25 mdp.
Corresponderá a los órganos internos de control, de las respectivas dependencias, dar seguimiento a la subsanación de las observaciones realizadas por el Órgano Superior de Fiscalización; y en su caso, a la aplicación de las sanciones respectivas.
En el debate, Pedro Heder Guzmán Espejel se manifestó en contra de los dictámenes, ya que no se permitió a los legisladores de Morena integrar la Comisión de Vigilancia; además, cuestionó el contenido de los dictámenes y aseguró que hay graves irregularidades, que no hay claridad en el destino de 419 millones de pesos. También censuró el que “continúan libres los delincuentes de cuello blanco”.
Por su parte, Juan Manuel Gómez aclaró que el hecho de que el Pleno declare revisadas las cuentas públicas, no quiere decir que “hay borrón y cuenta nueva”; los procesos seguirán hasta cumplir su objetivo de legalidad. Subrayó que en los informes consta la existencia de 614 procedimientos de responsabilidad administrativa y 10 promociones de ejercicio de la facultad de comprobación fiscal contra servidores públicos.
Por su parte, Cuauhtémoc Cardona Campos señaló que en los dictámenes se advierten pagos indebidos y falta de comprobación adecuada de gastos, por lo que hizo un llamado a los legisladores para que se presenten los dictámenes de manera anticipada y que los diputados tengan más tiempo de analizar la información, y así no tomar decisiones al vapor.
En su turno, Elsa Amabel Landín Olivares señaló que el Poder Legislativo tiene siete observaciones, de ahí que dijo que es el Congreso el encargado de garantizar la transparencia y el buen uso del recurso público, por lo que “nosotros debemos ser los primeros en solventar las observaciones, y convocar a que seamos ejemplo del buen uso del recurso público y en la transparencia”; se advierte un desvío superior al millón de pesos, que de no comprobarse el destino, tendrán que fincarse responsabilidades.
Todos los dictámenes fueron aprobados por mayoría, con la abstención de los diputados de Morena, a excepción de Érica Palomino, quien votó en contra casi todos los documentos, excepto el de la UAA.