Prepararse para el ocaso de la etapa laboral no es algo característico de los mexicanos, y tampoco de los jóvenes denominados “millennials”, a pesar de que se estima que para el 2025 constituirán casi el 50% de la fuerza de trabajo en el mundo, informó el subdelegado de la Condusef, Ignacio Villanueva Chávez.

De acuerdo a una encuesta sobre qué piensan los “millennials” mexicanos del ahorro para el retiro, señaló que 7 de cada 10 jóvenes consideran insuficiente obtener una pensión equivalente a la tercera parte de su sueldo actual; mientras que 8 de cada 10 reconocieron que para ahorrar, requieren de “ayuda” a través de recordatorios mensuales vía mensaje a su celular, domiciliación o transferencia automática.

Además, el 88% de los encuestados dice conocer qué es una Afore. El 57% consideró a las Afore como una prestación importante. Para el 83% es importante contar con la posibilidad de jubilarse y recibir una pensión para el retiro. Y al 74% de los que no tienen una Afore les gustaría contar con una.

Hoy en día, la forma de concebir el empleo ha obligado a muchas compañías a rediseñar los esquemas de contratación e incluso a cambiar prestaciones por algunos beneficios, que si bien es bueno, también pone en riesgo su futuro.

Indicó que este sector poblacional considera que no pretende ocupar un puesto de trabajo para toda la vida. En cambio, piensan que sus profesiones les permitirán cambiar de empleo constantemente y hacer pausas para dedicarse a otras cosas, lo que echaría por la borda su antigüedad y pondría en riesgo su seguridad social y sus cotizaciones. En tal sentido, la época de jubilaciones, anticipadas y pensiones, iría quedando atrás.

No obstante, se sugiere ahorrar para el retiro, ya que tener una cuenta de Afore brinda mayor tranquilidad al jubilarse, aún y cuando no se tenga antigüedad en un solo empleo.

“Si se trabaja en una empresa y se cotiza para el IMSS o ISSSTE, se debe saber que del salario se descuenta una cantidad que se destina a su cuenta de ahorro para el retiro, a la que también aportan el jefe y el Gobierno. Esos recursos servirán para el pago de la pensión y son administrados e invertidos por una Afore”.

Si se trata de un “millennial” independiente o “freelance”, también puede acercarse a una Afore y abrir una cuenta individual, aunque los recursos que se ingresen deben ser mediante aportaciones voluntarias y es el único responsable de la cantidad depositada en su cuenta.

El ahorro voluntario no sólo es una excelente estrategia para incrementar la suma de lo que se dispondrá al retirarse, también puede ser una herramienta para alcanzar metas de corto, mediano y, por supuesto, de largo plazo.