Después del partido de ida en donde el Barcelona consiguió un 4-1 contundente, los expertos y las apuestas decían que el partido de vuelta entre los culés y la Roma, sería de mero trámite, pero los romanos sacaron la casta del antiguo imperio para demostrar que en el fubol no hay nada escrito y que las cosas pueden cambiar cuando dejas todo en la cancha. Con un partido perfecto, lleno de intensidad y calidad, los romanos consiguieron una remontada histórica que los coloca dentro de los mejores 4 equipos de Europa.
Las acciones comenzaron con una oportunidad franca de gol para Sergi Roberto que solo frente al marco erró su disparo, regalándole el balón a Allison que sin problemas controló lo que pudo ser el gol que sentenciaba la eliminatoria. Al minuto 6 de acción llegó el gol de la esperanza para los locales, Daniele de Rossi mandó un balón largo entre la defensa blaugrana para que Edin Dzeko controlara de gran forma el balón y definiera ante Ter Stegen. Toda la primera parte se fue en intentos de la Roma para marcar sin éxito, pero dejando en claro que dominaban el encuentro, ni Messi ni Iniesta pudieron tomar el balón para hacer jugar a la visita que se vio superada en todo momento.
Para la segunda parte al 58′, Dzeko recibió un balón largo y cuando se disponía a fusilar a Ter Stegen, Piqué lo derribó para que llegara un penal clarísimo a favor de la Loba. De Rossi definió con potente disparo a la izquierda del arquero para marcar el segundo y hacer explotar a todo el olímpico de Roma, un gol más y la Roma pasaría a semifinales por primera vez en la era de la Champions League. La Roma no se cansó de atacar y con un Barcelona totalmente perdido tuvo que llegar Ter Stegen para salvar su meta hasta en tres ocasiones, al 82′ en un tiro de esquina Kostas Manolas picó a primer palo para mandar un cabezazo cruzado que junto con todos los sueños romanos se coló al arco para el 3-0 parcial que calificaba a la Roma a semifinales. La locura se apoderó de todo el estadio con una celebración emotiva.
Con ocho minutos por jugar los españoles se fueron con todo al ataque para buscar el gol de la clasificación y en los últimos instantes casi lo consiguen con un remate de tres cuartos de cancha de Dembélé que sin arquero trató de meter un golazo, el remate se fue por poco arriba del marco junto con las aspiraciones del Barça de ganar el triplete. Así se terminó el encuentro y se vivió uno de los resultados menos esperados en la historia de la pelota, con una Roma remontando gracias a una intensidad que dejó sin respuesta al Barcelona que se queda nuevamente en cuartos de final.