Las más de mil quinientas carpetas de investigación iniciadas en la Fiscalía General del Estado por violencia familiar y lesiones dolosas en contra de mujeres, son apenas una muestra del atropello que padecen en su entorno más próximo, señaló su titular Jesús Figueroa Ortega.

Reconoció que el miedo a proceder en contra de sus agresores, así como la desconfianza a las autoridades, son el mayor obstáculo para que las violentadas busquen justicia para sí mismas.

En entrevista, el fiscal detalló que la Unidad de Atención Integral a las Mujeres tiene en integración 2 mil 739 carpetas de investigación, de las cuales 817 son por lesiones dolosas; 758 por violencia familiar; 362 por amenazas; 194 por atentados al pudor y 183 por violación.

Son 2 mil 739 casos que, indudablemente en la práctica, suman muchos más y por los cuales la Fiscalía General del Estado redoblará esfuerzos para que la cultura de la denuncia se amplíe y dé lugar a lo procedente contra quien falta a la integridad de las mujeres.

En ese sentido, Figueroa Ortega recordó que el Centro de Justicia para Mujeres es un espacio para la atención integral de la población femenina que en 2017 y hasta enero de este año conoció casos particulares de 13 mil 327 solicitantes, de las cuales 8 mil 798 fueron por primera vez a exponer sus necesidades, en tanto 4 mil 529 lo hicieron en seguimiento y fue el área psicológica la que más servicios brindó, seguida de la asesoría jurídica; además, hay atención médica, trabajo social, empoderamiento, ludoteca y canalización a otras instancias.

Respecto de casos de no localización de niñas, adolescentes y adultas, indicó que en el lapso se reportaron 387 casos resueltos y 20 aún pendientes, donde la causa principal o hipótesis arrojada en la investigación es que salieron de sus domicilios por voluntad propia a consecuencia de problemas familiares.

Finalmente, el fiscal Figueroa Ortega dijo que en contraparte, las principales causas por las que las mujeres se ven involucradas en acciones de procuración de justicia son por robo tipo fardero, amenazas y en tercer lugar por delitos de tipo culposo, casi siempre involucrados en accidentes viales.

¡Participa con tu opinión!