Aguascalientes fue testigo de un día realmente raro. El clima azotó con fuerza en la ciudad con fuertes lluvias que causaron estragos en diferentes puntos, uno de ellos el Polifórum Morelos que tuvo algunas inundaciones e incluso desprendimiento del techo. Todo esto causó que el encuentro entre México y Estados Unidos, a jugarse para las ocho de la noche se disputara hasta altas horas, el choque era clave para las aspiraciones de ambas escuadras que tenían en mente avanzar a la siguiente ronda.
La escuadra comandada por Luis León saltó a la duela con el apoyo incondicional de la tribuna que a pesar de las lluvias se hizo presente para apoyar a las de casa. El conjunto mexicano salió con todo tratando de llevarse la victoria que las calificara a la siguiente ronda, sin embargo, Estados Unidos mostró un gran juego en conjunto superando en muchos sentidos a las nuestras. El primer parcial fue dominado por las estadounidenses 25-17, consiguiendo dar un golpe importante que incluso pegó en el ánimo de la afición.
Para el segundo capítulo las jugadoras mexicanas como Melanie Parra y Uxue Guereca sacaron la casta logrando tener un episodio más que parejo que, aunque estuvo para cualquier lado, al final se decantó del lado de EE.UU. 25-23, poniéndose a un set de la victoria. En el tercer set las cosas siguieron con paridad, las jugadas y remates ponían de pie a la afición que trataba de alentar a las mexicanas para que reaccionaran. Por más que el conjunto mexicano intento, no pudo evitar caer 25-21 perdiendo el encuentro tres sets a cero, llevándose una dolorosa derrota.
Con este resultado México compromete su pase a la siguiente ronda del torneo, ya que si pierden ante Italia quedarán fuera de la pelea por el título teniendo que viajar a León a la ronda de los equipos que quedaron en los últimos lugares de los diferentes grupos del certamen.