CDMX.- El cine no tiene banderas, pero en el pasado, ser mexicano significaba en Hollywood un handicap: tener que sortear el doble de obstáculos que los demás, tocar el triple de puertas, recibir rechazos sin siquiera probarse.
Diego Luna, Eugenio Derbez y Salma Hayek, tres de las máximas figuras del séptimo arte local que trasciende fronteras, coinciden en que el talento nacional ha reescrito la historia con base en esfuerzo, hits taquilleros y alabanzas de crítica.
Todos, curiosamente, salieron de la televisión, un medio que solía desdeñarse en la industria audiovisual.
«De repente ver todas estas historias de éxito fuera de México es muy alentador para los jóvenes de hoy.
«No soy sólo yo, somos muchos. Cuando crecí en México no había tantas historias de éxito de mexicanos en el extranjero. Yo creo que eso solamente puede ser bueno, significa que vamos por un buen camino», expresa Luna, de 39 años.
Realizador y actor, Diego protagonizará para Disney una serie de Cassian Andor, personaje que ayudó a que el filme Rogue One: Una Historia de Star Wars hiciera en 2016 más de mil millones de dólares en taquilla.
Hubo un tiempo en que a Hayek, quien migró de México a probar suerte a EU hace casi tres décadas, le decían que no importaba su talento y belleza porque había nacido del lado incorrecto de la frontera.
A sus 53 años, sigue llena de proyectos y se convertirá en la primera superheroína mexicana de Marvel, dentro del filme «Los Eternos», al lado de Angelina Jolie.
Al igual que con Luna y su bandido galáctico, Salma es una muestra de que los histriones del país obtienen roles más allá del cliché: la criada, el jardinero, el traficante…
(Mario Abner Colina y Froylán Escobar/Agencia Reforma)

ASÍ LO DIJO
«Me parece importante no dejar que las fronteras nos definan, salir con nuestro trabajo no sólo en Estados Unidos, sino en el mundo entero».
Diego Luna, actor