Curiosamente, la población en Aguascalientes no concibe el servicio de agua como el mayor problema municipal que exista y se ha declarado más afectada por las deficiencias en las vialidades de la mancha urbana, señaló Raúl González Alonso.
El presidente de Coparmex Aguascalientes refirió que encuestas del INEGI respecto de los servicios que son responsabilidad del Gobierno de la ciudad, indican que los habitantes se sienten más afectados por vialidades en mal estado que por un mal servicio de agua.
“Es un dato revelador que fortalece la necesidad de contar con elementos objetivos, serios y muy claros de cuál es la situación de la empresa concesionaria del servicio de agua en el municipio de Aguascalientes, despojado totalmente del tema y de intereses políticos, a fin de decidir si se va o se queda”.
En entrevista, el líder empresarial recalcó que en todos estos años, la agenda CAASA sale a relucir con fuerza en cada proceso electoral, especialmente cuando se renuevan ayuntamientos, pero lo que nunca se ventila es la información de los aciertos o desaciertos que ha tenido en su desempeño.
Es decir, el tema de las tarifas está presente y también de fallas, pero sería necesario conocer cuál era el suministro de agua cuando llegó y la cobertura a la población, y cuál es ahora; son elementos que permitirían dimensionar el caso y tomar una decisión adecuada.
En este contexto, consideró que venimos de una cultura que no valora el vital líquido en el sentido de que muchos ciudadanos piensan que se les tiene que regalar el agua y eso no es lo más correcto porque tienden a generar derroche.
“Adicionalmente, es necesario conocer cuál es la alternativa, porque decirle no sin tener la certeza de qué sucederá con el servicio del agua potable no sería factible; así que el Municipio deberá decir si retomará su control o si vendrá una nueva empresa y bajo qué condiciones”.
González Alonso reconoció que CAASA tiene áreas de oportunidad muy importantes para mejorar, pues no hay empresa que no las tenga y aquellas que consideren que llegaron a su meta, están condenadas a desaparecer en tanto no se reinventen y evolucionen.
Recordó que CAASA es socia de Coparmex y una de las principales razones de ser del organismo es representar y defender los intereses legítimos de sus afiliados, sin embargo es necesario tener elementos para poder emitir una opinión firme de éste que es todo un tema.