Con un doblete del argentino, el Barcelona gana su primer partido de la liga en esta nueva temporada, defendiendo el título del año pasado y logrando una cómoda victoria sobre el cuadro de Alavés para arrancar con el pie derecho.
Después de haber jugado el Joan Gamper el pasado miércoles, el Barcelona regresó al Camp Nou para tener su primer duelo de liga; Ernesto Valverde sorprendió con su 11 inicial al no jugar con ninguno de los nuevos fichajes incluyendo Philippe Coutinho, optando por una media con Sergi Roberto y un Semedo de lateral por derecha.
En los primeros 45 minutos, Messi tuvo dos oportunidades de marcar, una con un disparo cruzado que falló con pierna derecha, y otro con un tiro libre que se estrelló en el travesaño; de igual manera los de Alavés, tuvieron algunas jugadas al ataque que pudo controlar muy bien Ter Stegen.
Fue hasta la segunda mitad cuando el técnico blaugrana decidió darle entrada a Coutinho, generando más espacios al tener a Messi y al brasileño rodeado de los defensas del Alavés, por lo que sólo fue cuestión de tiempo para que el Barça abriera la lata en su casa.
Al minuto 64, Messi tuvo otra oportunidad de tiro libre, sólo que esta vez, el astro de Rosario decidió cobrar raso y por debajo de la barrera, colocando así el balón en las redes rivales y anotando el gol número 6,000 en la historia del Barcelona, 9 años después de que Leo marcara también el gol 5,000.
Al 83′ Coutinho contribuyó con su equipo con un tanto, el brasileño anotó con especialidad de la casa al quitarse de encima a tres rivales y después cerrar con un tiro potente en su perfil.
Todavía en el agregado, Suárez envió un balón largo hacia Messi, quien controló con el pecho y posteriormente se quitó la marca de un defensa para así terminar solo frente al arco y anotar el 3-0 que les daría el primer triunfo en esta nueva temporada, en busca del bicampeonato español.