Hasta el sesenta por ciento de la población estudiantil de cuarto a sexto de primaria portan diariamente dispositivos electrónicos móviles, y esta cifra crece hasta el 80% con respecto al alumnado de las 359 escuelas secundarias del estado, informó la directora de servicios educativos del IEA, Lourdes Carmona Aguiñaga.
Ante la masificación de estos dispositivos electrónicos inteligentes, el sistema educativo estatal aplica el programa “Pruébate” en todas las secundarias del estado, tanto las públicas como las privadas, quienes han estado participando en el último mes en quince proyectos distintos para mejorar las habilidades de las matemáticas y la lectura.
En entrevista con El Heraldo, la funcionaria indicó que los estudiantes acceden a esa plataforma mediante un dispositivo móvil, a través de la cual nadie gasta sus datos y pueden acceder de manera gratuita porque es ofrecida por la Fundación Carlos Slim, dueña de una compañía telefónica y de celulares.
Lourdes Carmona Aguiñaga señaló que los niños de preescolar, de primero, segundo y tercero de primaria, no tienen aparatos electrónicos inteligentes, estos dispositivos los comienzan a traer a partir del cuarto, quinto y sexto grado, donde un 50% de los estudiantes pueden ya traerlos en la cotidianidad.
En el caso de la secundaria, la población estudiantil que los utiliza se incrementa hasta un 80%, aunque es más por regiones citadinas, ya que algunas escuelas podrían reportar que el 100% de los menores traen dispositivos móviles y otras apenas el 20% de la comunidad estudiantil.
“En las escuelas que se ubican en la zona Centro prácticamente todos utilizan dispositivos móviles, pero si se analizan los casos de planteles educativos en los municipios de San José de Gracia, El Llano, Asientos o Cosío, pocos realmente traen y no obedece a cuestiones económicas, sino a la conectividad, es decir que no llega la señal técnica apropiada para que cuenten con el servicio de Internet”.
Finalmente, comentó que en la zona oriente el uso de celulares inteligentes varía de escuela a escuela, donde se observa que a pesar de las cuestiones económicas que se viven en las familias, muchas de ellas hacen el esfuerzo por proporcionarles esos aparatos electrónicos. Ahí se encuentra que entre un 25 y 30% de los estudiantes lo portan en la cotidianidad.