Se asegura que los refranes son la sabiduría en breve, al decir mucho en pocas  palabras, lo cual encierra una gran verdad, es el caso del que señala “Es mejor solo que mal acompañado”, que hace tener presente lo que señalaba Confucio: “Aprender sin reflexionar, es malgastar energía”.

Lo malo está en que hay quien tropieza una y otra vez con la misma piedra y siempre tiene el propósito de fijarse más antes de dar el siguiente paso, que es el caso del Partido Revolucionario Institucional (PRI), que en cuantas ocasiones ha ido en alianza es más lo que ha perdido, sin embargo no ceja en hacerlo con la esperanza de que “esta vez” sea diferente.

En la reciente elección fue coligado en la campaña presidencial con los partidos Nueva Alianza (Panal) y Verde Ecologista de México (PVEM), por lo que se esperaría que ofrecieran un apoyo absoluto al candidato José Antonio Meade, sin embargo en ningún momento lo hicieron y sus promocionales en los medios electrónicos estaban dirigidos exclusivamente a cuestiones propias de sus organismos, mientras que en las otras dos alianzas los tres partidos de cada una utilizaron los spots internos para propagar intensamente el respaldo a López Obrador y a Anaya.

Fue la tónica que a lo largo de la campaña se conservó a nivel nacional, por lo que el Panal y PVEM se mantuvieron ajenos al proceso presidencial, tan fue así que el aliento en votos que recibió Meade Kuribreña de Nueva Alianza fue 0.99% y del Verde Ecologista 1.85%, con lo que difícilmente podría ir más allá del tercer lugar que finalmente ocupó.

En varias elecciones federales y locales el PRI ha entregado posiciones a los partidos con lo que se asocia, al comprar la idea que tienen un “techo” de miles de votos que aportarán a la causa, pero realmente a lo que van es por las candidaturas, que una vez conseguidas trabajan en su propio beneficio. Más tarde, ya en ejercicio de los cargos alcanzados, se olvidan cómo llegaron y a quién se deben, creando su propio grupo que en varios momentos se confrontan con sus favorecedores o reniegan de ellos.

Cada vez cobra más fuerza la idea que ambos partidos dedicaron su mayor esfuerzo por el voto diferenciado, o sea que orientaron a sus huestes para que lo hicieran por López Obrador, porque en tanto el PVEM registró 1.78% para el candidato presidencial Meade, en la de diputados federales fue de 4.73% y de senadores 4.41%. Por su parte, Nueva Alianza fue 0.99% a Meade, 2.53% a diputados y 2.25% a senadores.

A nivel local cada quien participó por su cuenta, lo que de alguna manera provocó dudas entre los electores, porque de la misma manera que iban en coalición para la “grande”, en la de legisladores eran adversarios, y por otra parte, verdes y novo aliancistas se abstuvieron de impulsar a Meade ya que representaba al PRI.

Este embrollo electoral terminó por afectar, como se observó en el conteo final, al dejar a todos los mencionados al margen de ingresar al Congreso de la Unión y en el caso de las diputaciones locales apenas lograron tres el PRI y una al PVEM y otra a NA, lo que reduce drásticamente su represtación en los legislaturas de los congresos federal y estatal.

Aún cuando hay quien opine que las coaliciones carecen de futuro, al menos no como se conocen ahora, porque al PRI no le convendría seguir la misma ruta, no se debe adelantar vísperas, toda vez que otras veces han jurado que no volverá a suceder, y vuelve a suceder, por lo mismo, para 2019 ya se habrán olvidado de lo ocurrido en 2018, 2016. 2015, 2012 y así sucesivamente, armando una vez más las planillas para los 11 ayuntamientos con múltiples procedencias políticas, y como siempre, nuevamente marginarán a varios de sus cuadros para darle cabida a los compañeros de viaje, que sin aportar algo más que los documentos para el registro podrán tener alguna posibilidad, inclusive de quedarse con las candidaturas “plurinominales”, que en 2014 le permitió al PVEM y Partido del Trabajo estar en el Ayuntamiento 2005-2007, no así al PRI, siendo la primer vez en su historia que no tuvo presencia en el cabildo capitalino.

SALVAR MATRIMONIOS

El crecimiento acelerado de los divorcios que tiene lugar exige analizar detenidamente ese problema para encontrar una solución, ya que de seguir así podría poner en riesgo la estabilidad social, lo cual debe preocupar y ocupar a todos los sectores.

La convocatoria para hacer el mayor de los esfuerzos viene del magistrado presidente del Supremo Tribunal de Justicia del Estado, Juan Manuel Ponce Sánchez, al establecer que desde la aplicación del divorcio encausado la cifra del rompimiento matrimonial llega a 200% en Aguascalientes.

La creencia de que con el divorcio “exprés” termina todo es totalmente errónea, toda vez que aún cuando se disuelve el vínculo en un plazo no mayor de 40 días, la pareja continúa sujetada por largo tiempo, principalmente cuando hay hijos menores a los que se debe sostener y atender hasta que alcancen la mayoría de edad.

Frente a esta realidad, el titular del Poder Judicial considera fundamental restablecer programas de mediación y conciliación en los juzgados de lo familiar, con lo que se pueden salvar matrimonios, que ante una crisis buscan la separación, suponiendo que con ello se eliminan las dificultades.

El magistrado Ponce Sánchez consideró que no se reflexiona en lo que viene después, que es “una serie de problemas como consecuencia de su separación que pueden llegar a durar hasta 18 años si de su unión hay algún ser que no cumple siquiera un año de vida, como sucede muchas veces”.

Por ello hizo hincapié que se debe meditar detenidamente lo que se piensa hacer y saber cuáles son los alcances, sobre todo discernir que el divorcio encausado es sólo un trámite, hay que tener idea de lo que es divorcio y saber que todos los procedimientos son por escrito, sin que exista contacto entre los protagonistas.

Son documentos en que el o la demandante expone sus razones para tomar la decisión, que pudiera ser fruto de un momento instintivo, por lo que podría haber cuestiones salvables y que por ahora nadie tiene oportunidad de intervenir para recuperar a una pareja que está a punto de distanciarse.

El planteamiento del magistrado presidente del STJE es reponer el esquema de lo que fue la Junta de Avenencia, en donde el juez podía platicar con la pareja y esto contribuyó a resolver una situación que no era motivo de divorcio, “es más satisfactorio salvar matrimonios que decretar divorcios”, sentenció, al recordar su etapa como juez familiar por más de siete años, cuando se conocía si la motivación era la violencia, infidelidad, economía u otros. En algunos casos había razón del denunciante, pero en otros se le hacía reflexionar y se evitaba la ruptura.

Puntualizó que así como las parejas deben conocer cuáles son sus obligaciones y derechos al contraer matrimonio, también tienen que estar conscientes de lo que significa el divorcio, principalmente cuando hay hijos, que son víctimas inocentes de esta decisión.

ESPERAN RESPUESTAS

Si se aplica la Ley de Movilidad como está diseñada puede haber mejores condiciones de trabajo para los más de mil operadores del transporte urbano, que hasta ahora continúan atrapados en el túnel laboral donde los tienen metidos los concesionarios. El dirigente sindical Roberto Mora Márquez ratificó la exigencia de la organización para que cambie el estado de cosas, de manera especial que termine el trabajo bajo presión y dejen de recibir órdenes de distintas personas de ATUSA (Alianza de Transportistas Urbanos y Suburbanos de Aguascalientes). Exigen orden y que el trato de trabajo, de prestaciones y todo lo que tenga que ver con la relación obrero-patronal, sea con una sola persona, que de una vez por todas se elimine el hombre-camión y pasar a una sola empresa, misma que se responsabilice del servicio y de ser patrón único. Es evidente que mientras no se le de prioridad a las demandas de los choferes, sale sobrando tener camiones nuevos, que es apenas la envoltura.