Jorge Ricardo
Agencia Reforma

GUERRERO, Guerrero.- Ante cientos de personas que llenaron una cancha de futbol y con vigilancia del Ejército y la Policía Federal, el Presidente Andrés Manuel López Obrador resaltó el combate al robo de combustible como una de los principales acciones del inicio de su Gobierno.

«Cuando llegué al Gobierno, desde los primeros días me empezaron a informar que se robaban un promedio de 800 pipas de gasolina diariamente, hasta que me colmaron el plato y dije: ‘Se acabó'», afirmó en su discurso.

López Obrador sostuvo que en este Gobierno ya no se permite la corrupción y que todos los recursos que antes eran hurtados serán destinados al desarrollo del País.

«Ahora tenemos presiones, resistencias, pero a ver quién se cansa primero. No se va a permitir la corrupción», dijo.

La visita del Presidente a este Municipio, donde según cifras del Coneval el 73 por ciento de su población vive en la pobreza, fue para presentar su programa de apoyos a personas con discapacidad: 2 mil 550 pesos cada dos meses.

El Mandatario también hizo un resumen de las primeras acciones de su Gobierno, con especial atención al combate a la corrupción.

«Lo único que pido es que me tengan paciencia porque dejaron completamente destruido el País», expresó.

«El Gobierno no estaba, lo digo de manera responsable, destinado a apoyar al pueblo, el Gobierno era un facilitador de la corrupción y ahora tenemos que rehacer el Gobierno para que sea un instrumento al servicio de la sociedad».

López Obrador viajó a Tlapa, al noroeste de Guerrero, en camioneta durante más de seis horas, en una ruta donde los pobladores salían a verlo y él se detenía en algunos puntos para saludar, hablarles de los apoyos que dará y recibir documentos.

Cientos de personas lo esperaron desde antes de las 9:00 y hasta las 16:00 horas, cuando comenzó el mitin, resguardado por elementos del Ejército y de la Policía.

En el evento participó el Gobernador Héctor Astudillo, quien recibió una gran rechifla general que no lo dejaba dar su discurso, hasta que el Presidente salió en su defensa.

Primero citó a Benito Juárez sobre que las diferencias deben resolverse por medio de la razón y luego pidió que levantaran la mano quienes estaban a favor y en contra de que el Mandatario concluyera su discurso, pero todos se opusieron.

«Es un empate», dijo López Obrador, ignorando la consulta.

«Va a terminar de ofrecer la bienvenida el Gobernador de Guerrero. Me canso ganso».