José de Jesús López de Lara

Un adolescente fue asesinado de un balazo en el abdomen, durante una agresión que iba dirigida a su progenitor, en los momentos en que ambos llegaban al Colegio “Valladolid” ubicado en el fraccionamiento Pintores Mexicanos, donde estudiaba la preparatoria la víctima.
Los sangrientos hechos se registraron el miércoles poco antes de las 07:00 de la mañana, frente al plantel educativo que se localiza en la calle Frida Kalho y cruce con la avenida Siglo XXI Oriente, en el fraccionamiento Pintores Mexicanos.
La Fiscalía General del Estado ya realiza las investigaciones correspondientes, las cuales han descartado que se tratara de un intento de secuestro o bien un fallido asalto en un intento por despojarlos de la lujosa camioneta en que viajaban.
Quien murió de manera violenta fue el adolescente Alfredo “N”, de 18 años, el cual era estudiante de preparatoria.
Todavía con vida el joven fue trasladado a recibir atención médica al HGZ No. 2 del IMSS, a donde ingresó en estado agónico. Incluso, durante el trayecto, en la ambulancia UE-09 de la Coordinación Municipal de Protección Civil el herido cayó dos veces en paro cardio-respiratorio.
Este crimen provocó una impresionante movilización policiaca para dar con el paradero del asesino, quien logró escapar a bordo de un automóvil al parecer VW Jetta, en color negro y en el cual lo esperaba un cómplice.
A la escena de la agresión armada llegó inicialmente la patrulla 0686-B1 de la Policía Preventiva del Destacamento “Terán Norte”, cuyo oficial confirmó que dentro de una camioneta pick up color tinto, se encontraba un estudiante herido de bala.
Instantes después llegaron más policías preventivos y viales, además de policías estatales y agentes de la Fiscalía General del Estado.
De igual forma arribó la ambulancia UE-09 de la Coordinación Municipal de Protección Civil, cuyos paramédicos estabilizaron al paciente que presentaba un impacto de bala en el abdomen y lo trasladaron a recibir atención médica de urgencia al HGZ No. 2 del IMSS, donde a las 08:18 de la mañana fue declarado clínicamente muerto.
Por tal motivo se trasladaron a dicho nosocomio el agente del Ministerio Público de Hospitales, el equipo de peritos forenses de la Dirección de Servicios Periciales y agentes del Grupo Homicidios de la PME.
De acuerdo a las primeras investigaciones que realiza la Fiscalía General del Estado, se trató de una agresión directa contra del papá de la víctima, identificado también como Alfredo, de 45 años.
Sin embargo, el estudiante fue víctima colateral de este ataque armado.
Se estableció que esta persona llegó al Colegio “Valladolid” para llevar a su hijo a estudiar a la preparatoria y al arribar a la calle Frida Kalho, a bordo de una camioneta Chevrolet S-10 pick up, modelo 2017, color tinto, con placas de circulación AF-36437 de Aguascalientes, se estacionó frente al plantel educativo.
En ese momento se acercó a la camioneta por el lado izquierdo un hombre de aspecto cholo, de entre 30 y 35 años, que vestía una sudadera en color azul claro y un pantalón de mezclilla, quien sin mediar palabra sacó una pistola tipo revólver y comenzó a disparar hacia el conductor, quien de manera instintiva logró inclinarse para evitar ser herido.
Sin embargo, una de las balas hizo impacto en el costado izquierdo del joven que iba en el asiento del copiloto.
Fueron alrededor de 5 los balazos que realizó el sicario, antes de retirarse corriendo hacia la calle Renato Leduc, donde estaba estacionado un automóvil al parecer VW Jetta, color negro, en el que logró escapar con rumbo desconocido.
Cabe destacar que la camioneta pick up presentaba el vidrio de la portezuela izquierda dañado por los proyectiles de bala, pero no se encontró ningún casquillo percutido, lo que reafirmó la hipótesis de que el asesino utilizó un revólver.
Aunque se llevó a cabo un gran despliegue policiaco en el que participaron patrullas de la Policía Ministerial del Estado, de la SSPM y de la Policía Estatal, que incluso contaron con el apoyo desde el aire por el helicóptero “Águila Uno” de la Policía Estatal, no se logró dar con el paradero del agresor.
A la escena del crimen llegaron policías ministeriales del Grupo Homicidios y personal de Servicios Periciales, quienes además de recabar entrevistas con posibles testigos, también procedieron a asegurar las grabaciones de varias cámaras de seguridad que existen en la zona.

¡Participa con tu opinión!