José de Jesús López de Lara

Una joven mujer fue asesinada a puñaladas, durante un robo domiciliario que se registró en el fraccionamiento Villa de las Palmas.
El cadáver de la mujer fue encontrado sobre la cama de una de las habitaciones de la casa y a simple vista se le detectaron 11 heridas por arma blanca en diferentes partes del cuerpo, una de ellas a la altura del cuello.
La joven asesinada fue identificada como Lisbian Sarahí, de apenas 23 años.
Los trágicos hechos quedaron al descubierto el viernes a las 18:20 horas, en una vivienda ubicada en el fraccionamiento Villa de las Palmas.
El hallazgo lo realizó el papá de la víctima, de nombre Humberto, de 54 años.
Debido a que en el interior de la vivienda se detectó mucho desorden, además de que faltaba una televisión y un aparato DVD, no se descartaba que el móvil del crimen pudiera ser el robo.
Sin embargo, por la forma brutal en que la mujer fue asesinada, no se descartaba alguna otra línea de investigación.
Fue a las 18:20 horas cuando se reportó al Servicio de Emergencias 911, que en un domicilio ubicado en el fraccionamiento Villa de las Palmas, aparentemente se había registrado un robo domiciliario.
De inmediato acudieron a la dirección señalada varias patrullas de la Policías Preventiva y de la Policía Estatal.
Cuando llegaron los oficiales encontraron en el exterior de la finca a una persona del sexo masculino de nombre Humberto, quien les comentó que al llegar de su trabajo, observó que la puerta principal de la casa se encontraba completamente abierta, por lo que le pareció muy sospechoso.
Al momento de ingresar junto con los policías preventivos y policías estatales, detectó el señor Humberto que había mucho desorden y al dirigirse a una de las habitaciones ubicadas en el fondo de la casa, encontraron a la joven Lisbian Sarahí acostada en la cama, sobre un charco de sangre, además de que presentaba varias heridas por arma blanca.
Momentos después llegó la ambulancia de la Policía Federal 13855, cuyos paramédicos confirmaron la muerte de la mujer, por lo que se solicitó la presencia de personal de la Fiscalía General del Estado a fin de realizar las investigaciones correspondientes.
A la escena del crimen llegaron minutos después los agentes del Grupo Homicidios de la PME, un equipo forense de la Dirección de Servicios Periciales y el agente del Ministerio Público de Hospitales.
Se estableció que la joven Lisbian Sarahí presentaba golpes en la cabeza, así como 11 heridas por arma blanca en diferentes partes del cuerpo, una de las cuales fue detectada a la altura del cuello, misma que a la postre fue la que le provocó la muerte.
De acuerdo a la versión del papá de la joven asesinada, al revisar las pertenencias se percató que faltaba una televisión y un reproductor DVD, por lo que se investigaba si el móvil del crimen pudo haber sido el robo.