Gustavo García Olguin 
Agencia Reforma

CDMX.-La Navidad fue trágica para una familia capitalina.
Tras propinar una golpiza a su esposa y dejarla moribunda, el padre escapó a Veracruz con sus tres hijos -de 2, 4 y 6 años de edad- a quienes asesinó a balazos en un hotel, donde también él se mató.
El Procurador de Justicia local, Edmundo Garrido, informó ayer en conferencia de prensa que la mujer murió en un hospital en la Delegación Venustiano Carranza, la madrugada del 25 de diciembre.
La víctima, de 26 años, fue hallada en su domicilio por su familia, luego de que su pareja sentimental los llamara para avisarles que ella estaba grave tras un supuesto asalto.
Cuando los parientes arribaron no encontraron al padre ni a los hijos.
Los familiares llevaron a la víctima a una clínica particular, donde falleció.
Más tarde, la Fiscalía de Veracruz informó a la Procuraduría capitalina sobre el hallazgo, en un hotel de Altotonga, de cuatro personas muertas: tres niños con heridas de arma de fuego y el hombre con un disparo en la boca.
En la escena del crimen se encontró una credencial de elector de la Ciudad de México, por lo cual se contactó a la PGJ y se identificó al padre y sus hijos.

¡Participa con tu opinión!