Rubén Torres Cruz
El Heraldo

De acuerdo a la Comisión Nacional Forestal, en lo que va de la presente temporada de incendios se han contabilizado poco más de 10 hectáreas de arbolado adulto que ha quedado inservible, producto de siniestros.
En lo que va de la temporada, que concluye en el mes de junio, se han registrado 77 incendios forestales, cuya afectación alcanza las 4,371 hectáreas en la entidad, principalmente de estrato herbáceo y arbustivo, así como hojarasca. Lo lamentable ha sido que en este año todos los incendios forestales fueron provocados por el hombre, ya sea por accidentes, descuidos, omisiones o de manera intencional.
El jefe de protección forestal de la dependencia, Víctor Villalobos Sánchez, señaló que el estrato herbáceo se genera en cuestión de un mes o un par de meses, o bien en cuanto llega la lluvia. El estrato arbustivo, dependiendo del daño que tenga y puede que se recupere con las primeras aguas, mientras que en el caso de árboles adultos quemados, el daño los lleva a la muerte.
A pesar de que la temporada crítica de incendios forestales termina el próximo mes, es probable que durante los meses de noviembre y diciembre se registren nuevos siniestros, pero de menor intensidad. Durante todo el 2018, la Conafor registró 46 incendios cuya afectación fue de 924.61 hectáreas, sin que se reportara arbolado adulto afectado.