Crear o aumentar el número de oficinas para, presuntamente, optimizar la atención a los habitantes es parte de los privilegios que tiene la autoridad, propuesta que por regla general acompaña de “considerandos” que le dan soporte a la decisión, no obstante que no haya quien se oponga.

Es una tradición de vieja data que al inicio de cada administración pública se hace una “reingeniería” de las dependencias, que en cristiano significa la desaparición de varias para crear una supersecretaría, misma que por azares del destino preside un allegado al jefe, lo que además permite el despido de un número importante de funcionarios y trabajadores, que, se dice, con lo que se ahorre en sueldos y prestaciones se mejorará otras áreas, aunque a final de cuentas no se sabe el destino que tuvo ese dinero.

De manera paralela se erigen organismos con el argumento de que son indispensables para mejorar los niveles de vida de algún  núcleo de la sociedad, como es el caso de la Procuraduría de Protección y Atención a los Adultos Mayores en el Estado, que tendrá entre otros deberes vigilar la observancia de las garantías constitucionales que salvaguardan los derechos fundamentales de las personas adultas mayores y que los tres órdenes de gobierno apliquen lo que dispone la ley y los tratados internacionales.

También se encargará de impulsar y proteger el reconocimiento y ejercicio pleno de los derechos de este segmento, principalmente en materia jurídica directa, entre ellos los asuntos de su patrimonio y el cuidado y la alimentación.

Como en toda ley de interés general existe el propósito de que la nueva procuraduría se convierta en vigilante y defensor de los derechos del adulto mayor, tanto en su persona, como en bienes y derechos, dando curso y seguimiento a los problemas y demandas que presente, y de ser necesario le dará vista a la Fiscalía General del Estado cuando se considere que precisa de su apoyo. Será apoyo jurídico si la persona adulta carece de medios económicos o que por impedimento físico no pueda valerse por sí misma y requiera de atención especial, y en casos de violencia intrafamiliar, abandono de la persona, sustracción o abuso de sus bienes e ingresos económicos, solicitará la actuación del ministerio público para que proceda conforme a derecho.

Es, sin duda, un propósito de acercar los medios legales a quienes no están en posibilidades de hacerlo por su cuenta, sin embargo en lugar de crear una Procuraduría exclusiva para el adulto mayor sería preferible destinar los recursos para mejorar el nivel de vida de millares de aguascalentenses que viven en condiciones sumamente difíciles.

Basta con observar el número de personas mayores que se dedican a hurgar en los contenedores de basura, en espera de encontrar algo que puedan vender en las recicladoras, o de aquellos que están a la espera de su magra pensión mensual, que apenas les alcanza para pagar los servicios de agua potable, electricidad y gas y comprar algo de alimentos para irla pasando, pero aún más lamentable de quienes se quedan a dormir en cualquier lugar de la ciudad porque no tienen hogar.

La citada Procuraduría va a requerir de un número importante de personal, de tener o rentar un edificio, amueblarlo y mantenerlo, por lo que la partida presupuestal que se destine para tal fin se irá en eso, y si algo queda podría ser para ayudar a unas cuantas personas.

Por años el DIF Estatal ha estado al pendiente del adulto mayor, a través de la Procuraduría de Protección del Menor y la Familia, de igual manera la antigua Procuraduría General del Estado, hoy Fiscalía, daba entrada y rastreo a los casos que se presentaban, por lo que si en estas instancias hay mayor carga de trabajo podría haberse contratado a más empleados y no implantar una infraestructura que por razones lógicas será onerosa para los resultados que podría esperarse de ella.

 

VAIVÉN ELECTORAL

 

Las campañas políticas se convierten en una ventana abierta para los ciudadanos, en las que se airean propósitos y ataques de candidatos y candidatas y permite a los electores calibrar los alcances, hacer comparaciones de lo que han sido gobierno pasado y presente y qué se pretende para futuro próximo.

Por el Partido Acción Nacional (PAN), el presidente estatal Paulo Martínez, utiliza el casete que le envió el CEN, por lo que sin mayor esfuerzo afirma que actualmente México tiene “el gobierno más corrupto e ineficaz de todos los tiempos y lo único que ha logrado es empobrecer a las familias mexicanas con gasolinazos y con alza de impuestos destrozando la economía familiar”.

Son las mismas palabras que utiliza el abanderado presidencial Ricardo Anaya, pero en ningún momento  menciona cuánto obtuvo Petróleos Mexicanos en el “boom” del gobierno panista de Vicente Fox, al llegar a costar más de 100 dólares el barril. Fueron carretadas de dinero del que también gozaron los gobiernos estatales, entre ellos dos panistas de Aguascalientes que en ese período recibieron los excedentes.

Tampoco mencionan que en el sexenio de Felipe Calderón se gastaron recursos en las fallidas refinerías y para el aeropuerto que se proyectó en Hidalgo, lo que le valió al país una fortuna y de la que nadie sabe cuál fue su costo, lo mismo que del programa del primer empleo.

De lo que sí se recalca es de los ex gobernadores priístas que han sido encarcelados por presunta sustracción del erario, pero sin referirse el caso del ex mandatario panista de Sonora, ni de los “moches” que fue tema en la legislatura federal que tuvo como coordinador a Ricardo Anaya.

Para darse golpes de pecho primero hay que hacer un examen de conciencia, no sea que por ahí, en lo más recóndito de su vida, esté algo de lo que se puedan avergonzar como partido, porque hay que dejar en claro que una cosa es lo que hace cada individuo y otra lo que significa el grupo.

Por las ilegalidades de unos cuantos no pueden cargar el fardo todos los priístas ni todos los panistas, por consiguiente es impropio e inmoral generalizar. Así como hay personas que sólo buscan su beneficio, la mayoría de una y otra facción no tiene acceso al manejo de los recursos públicos, por el contrario, son los damnificados cuando se comprueba una  rapacería.

La parte positiva de las campañas es determinar quién dice la verdad, quién miente y quién exagera, con lo que se tiene una perspectiva de lo que plantean.

 

FALTÓ CONSENSO

 

El que tiene el mando decide y si alguien no está de acuerdo se queda con el entripado, como recién les acaba de suceder a los artesanos que por diez años se instalaron en la calle Venustiano Carranza, dentro de la Feria Nacional de San Marcos. Al cuarto para las doce les dijeron que este año se le dará otro fin al llamado “corredor cultural”, por lo que si quieren ser parte de los festejos tendrán que irse por ahí, en lugares que difícilmente tendrán la atención del público, ya que a estas alturas los mejores espacios están rentados. Con antelación debieron haberlos convocado para analizar el pro y contra de esta medida y de una manera democrática encontrar una salida, por lo que sólo les dejaron el clásico “lo tomas o lo dejas”, lo que se convierte en un albur para quienes aceptaron la reubicación.