A los mercados no se les puede engañar con un decreto; echar atrás inversiones, incumplir contratos y no cuidar capitales en riesgo traerá consecuencia que van más allá de la falta de un aeropuerto moderno.
Así lo señaló el presidente del Grupo de Industriales de Aguascalientes, Salvador Alcalá Alba, al recalcar que la dinámica del mercado no la marcan las fronteras y si no cuidamos que se queden aquí las inversiones, los resultados se verán en muy poco tiempo.
En entrevista, aseguró que el empresariado del Estado, como en casi todo el país, no ha digerido aún el anuncio hecho por el presidente electo de México, de cancelar la obra de construcción del nuevo aeropuerto en Texcoco.
“El problema no es la falta de una terminal moderna, que por sí mismo lo es, sino que el impacto de ello va más allá y trasciende a decisiones de grandes inversionistas que han puesto los ojos en nuestro país y con esa decisión pueden voltear a otros puntos del planeta”.
Aguascalientes no es ajeno a esos efectos y si bien no hay aquí indicios de que algunos capitales puedan explorar otros territorios lejanos, se verá afectado de una u otra manera y la expectativa es que no sea un efecto tan negativo.
En ese sentido, celebró el anuncio de una nueva inversión en la entidad por parte de la firma Continental, hecha por el gobernador ayer en esta ciudad y que anticipa la apertura de un número considerable de plazas laborales con salarios dignos.
Alcalá Alba lamentó que sean tan negativas las señales que está enviando el gobierno electo, pues su anuncio está ligado a una actitud abierta de demostrar quién manda y que todos entendamos que manda él.
De tal manera que esa declaración de que ya pasó la tormenta, “es hablar muy a la ligera”, agregó al tiempo de considerar que la tormenta ni siquiera ha empezado y los agentes económicos del país continúan azorados de cómo se están moviendo los mercados como consecuencia de dicha decisión.
Refirió que en su experiencia ha vivido situaciones de gobiernos anteriores, de hace décadas, que permite avizorar que la situación puede agudizarse; “ojalá me equivoque”, concluyó.