Lorena Corpus
Agencia Reforma

MONTERREY, N. L.- María del Sol reveló que vivió momentos angustiantes cuando intentaron secuestrar a su hija Romina en Vietnam, hace un año.
La intérprete se encontraba en México y dio permiso a su hija, de 23 años, quien quiso irse de misionera y atender una casa de niñas huérfanas en Camboya.
De acuerdo al testimonio, Romina tuvo que salir de Camboya para renovar su visa, que sólo le fue otorgada por mes y medio, y al ser mexicana se la negaron. El único lugar donde tenía para llegar fue Vietnam, que fue donde sucedió el intento de secuestro.
“Lo importante es que si (Romina) hubiera estado en Monterrey o en San Diego, agarras un avión y te vas, pero estando en Vietnam es difícil poder llegar a tiempo”, indicó.
“Cuando tú estás haciendo las cosas como Dios quiere y lo que Dios quiere, necesitas confiar y descansar en Él. Tengo a mi hija viva gracias a Dios, pero hay muchas mamás que no tienen esposo, que se los han secuestrado o que han abusado de sus hijas”, dijo sin ahondar en la forma la que intentaron raptar a su hija.
A través del Twitter oficial de la iglesia cristiana Semilla de Mostaza de Monterrey se pidió oración por su hija cuando estuvo en peligro.
“Ahora es de noche en Camboya. La casa de niñas huérfanas donde la misionera Romina Küsel vive, ha sido merodeada por sospechosos. #oremos”, se pidió.
La cantante fue una de las exponentes en el congreso de mujeres “Viviendo en Sus Promesas” realizado en la Iglesia Cristiana Amistad de Monterrey.
Después concedió una entrevista en la que aseguró que su hija Romina, ahora ya casada, y su esposo Benjamín, trabajan en Semilla de Mostaza, iglesia de Cuernavaca donde María se congrega desde hace 20 años.
“Es hermoso el poder llevar un mensaje de esperanza, el poder hablar de mi Dios quien me ha transformado, dado esperanza y poderlo compartir con mujeres”, afirmó.