Claudia Guerrero
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El Presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró ayer que en las marchas en su contra se manifiestan militantes «disfrazados de ciudadanos» o simpatizantes de partidos conservadores.
Sostuvo que con la participación de dirigentes políticos –del PAN y el PRD– se exhiben los rostros de quienes están detrás de las protestas.
«Yo lo veo bien. Además, lo hemos dicho varias veces, primero estamos construyendo una auténtica democracia, no una dictadura. Segundo, y está quedando demostrado, cada vez más, que existe el conservadurismo, en lo político y en el pensamiento.
«Creo que desde el principio eran militantes disfrazados de ciudadanos o simpatizantes de los partidos conservadores y ahora se está aclarando más, se están quitando la máscara, y entonces es evidente por dónde se manifiestan, qué estados; bueno, participan dirigentes de partidos», dijo en su conferencia en el Palacio Nacional.
El mandatario se refirió de manera particular a la presencia del ex Presidente Vicente Fox en una de las marchas realizadas en Guanajuato, tras recordar que ya propuso integrar un frente para ganar la mayoría en la Cámara de Diputados en 2021.
«El ex Presidente Fox llegó a decir que hay que empezar a preparar las condiciones para que en el 21 la oposición tenga mayoría en el Congreso. Y ya para qué hablamos más, o sea, está todo muy claro. Pero tienen todo su derecho, merecen todo nuestro respeto», dijo.
No obstante, siguió en sus críticas contra el ex panista, a quien reprochó haber impulsado su desafuero en 2005. Aunque después advirtió que sus reclamos no le preocupan.
«Imagínense, un Presidente que se atreve a armar un expediente para que un opositor no pueda ser candidato y luego, no conforme y además lo ha declarado, dice que él participó para que yo no llegara.
«¿Qué me puede estar preocupando si son ahora opositores? Si se tratara de gente íntegra, honesta, demócratas, gente buena, yo diría: ‘Ah, cuidado, Andrés Manuel, cuidado’. Pero no, no es así», señaló.

Sin violencia
López Obrador aseguró que la disidencia es normal en una democracia y que lo único que debe garantizarse es que las protestas sean pacíficas.
«Lo que recomiendo y voy a seguir recomendando es que las manifestaciones de protesta en contra del Estado en abstracto, en contra del Presidente, en contra de un gobernador, en contra de la prensa, en contra de quien sea, se lleven a cabo de manera pacífica.
«No a la violencia de ningún tipo, no agredir, no hace falta. El que agrede no tiene argumentos, el que recurre a la fuerza es porque no tiene la razón y eso no tiene que ver con nosotros. También (el domingo) lo dije, de México para el mundo y que se oyera bien, que se oyera lejos: democracia, sí, militarismo, no», apuntó.